Bienvenido/a a SaharaLibre.es
Bienvenido/a a SaharaLibre.es

El Semáforo de la Historia

Agenda del Sahara

Diciembre 2018
  1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
 
Hoy no hay eventos.

Sugerir un evento Sugerir un evento

Login

Nickname

Contraseña

Código de Seguridad: Código de Seguridad
Teclea Código de Seguridad

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

Enlázanos

SaharaLibre.es QR

Noticias: La política exterior de Adolfo Suárez

Enviado el Lunes, 24 de marzo de 2014, a las 09:25:31
Tema: Opinión - Enviado por prada
Opinión

El domingo 23 de marzo ha fallecido Adolfo Suárez González, presidente del Gobierno de España de 1976 a 1981. Su mandato ha sido el tercero más corto desde el establecimiento de la democracia parlamentaria en España. Pero a pesar de ello ha sido muy importante. Casi todas las necrológicas tratan de su obra en la política interna española. Pero casi nadie presta atención a la que, para mí, fue su mejor aportación histórica: su política exterior. En el desarrollo de esta contó con dos ministros de Asuntos Exteriores: Marcelino Oreja Aguirre (1976-1980) y José Pedro Pérez Llorca (1980-1981). Quiero, brevemente, referirme a ello. Su política exterior constituye una combinación de la continuidad en algunos temas, el cambio en otros, y el establecimiento de nuevas líneas en otros @Desdelatlantico

I. LOS ELEMENTOS DE CONTINUIDAD DE LA POLÍTICA EXTERIOR DE SUÁREZ

La política exterior iniciada por Francisco Franco después de 1956 se vertebraba sobre cuatro ejes: alineamiento con Occidente mediante relación bilateral con Estados Unidos sin entrar en la OTAN, buena relación con el Estado Vaticano, relación estrecha con Hispanoamérica siguiendo la "doctrina Estrada" (es decir, sin inmiscuirse en la política interna) y buena relación con el mundo árabe.

A mi juicio, en estos aspectos a política exterior de Suárez mantuvo una continuidad con la política exterior hasta ese momento llevada a cabo por los últimos gobiernos de Franco: Estados Unidos, Hispanoamérica, Mundo árabe y Gibraltar.

1. Estados Unidos

Los gobiernos de Suárez mostraron, pronto, que no estaban dispuestos a romper la relación especial que mantenía España con los Estados Unidos, como muestra del alineamiento con Occidente. Esa relación no pasaba por entrar en la OTAN sin que la misma ofreciera una contrapartida en ciertas cuestiones que preocupaban a la política exterior española: devolución de Gibraltar y protección de Ceuta y Melilla frente al expansionismo marroquí.

Esa política exterior de amistad con Estados Unidos fue brutalmente atacada, en aquel momento, por el PSOE, con las voces protagonistas de Felipe González Márquez y Javier Solana Madariaga que articularon el discurso relativo a Estados Unidos en la frase "bases fuera".

2. Estado Vaticano.

Es significativo que el primer tratado internacional firmado por el gobierno de Suárez después de la aprobación de la Constitución de 1978 fueron los "Acuerdos con la Santa Sede", acuerdos que aún hoy están en vigor y que, sustituyen al "Concordato" que firmó Franco con la Santa Sede en los años cincuenta. Estos "Acuerdos" suponen la adaptación de las relaciones con la Santa Sede al nuevo contexto constitucional español desde una perspectiva de amistad.

3. Hispanoamérica

La política exterior de Franco hacia Hispanoamérica se basó en la llamada "doctrina Estrada", que recibe su nombre de Genaro Estrada, canciller que fue de México. En síntesis, esta doctrina estipula que las relaciones diplomáticas deben trabarse entre Estados con independencia del Gobierno que dirija ese Estado.

Esta doctrina es la que explica que Franco mantuviera la relación con Cuba después de la caída de Fulgencio Batista y el ascenso al poder de Fidel Castro.

Suárez mantuvo esta línea política, siendo ásperamente criticado por visitar a Fidel Castro.

4. Mundo árabe.

España mantuvo, en la época de Franco una buena relación con el mundo árabe. Se hablaba entonces de una supuesta "tradicional amistad" de España con el mundo árabe que se tradujo en la visita a la España de Franco de varios dirigentes de países árabes.

Uno de los elementos centrales de esa política fue el no reconocimiento del Estado de Israel, basándose en que el mismo negaba la existencia del Estado de Palestina que fue proclamado en la misma resolución de la Asamblea General de Naciones Unidas. Suárez recibió enormes críticas por entrevistarse con el líder de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Yasir Arafat.

El Estado de Israel fue reconocido por el Gobierno de Felipe González.

5. Gibraltar

En este punto, el ministro de Exteriores de Suárez, Marcelino Oreja, consiguió la firma, el 10 de abril de 1980, de la Declaración de Lisboa junto al ministros de Asuntos Exteriores de Gran Bretaña, Lord Carrington, que recogió el compromiso de los dos Gobiernos de resolver el problema de Gibraltar en un espíritu de amistad y de acuerdo con las resoluciones pertinentes de Naciones Unidas.
La verja de Gibraltar se mantuvo cerrada como elemento de presión negociadora.

II. LOS ELEMENTOS DE CAMBIO

A mi juicio, el principal elemento de cambio de la política exterior española afecta a Europa.
El gobierno de Franco había establecido un Acuerdo Preferencial con la Comunidad Económica Europea. Ese acuerdo suponía unas relaciones económicas privilegiadas con la CEE.

Sin embargo, no existían relaciones políticas. El gobierno Suárez, muy pronto, va a firmar la adhesión al Consejo de Europa y, tras la Constitución la adhesión al Convenio Europeo de Derechos Humanos.

III. LOS NUEVOS ELEMENTOS DE LA POLÍTICA EXTERIOR

El principal factor de la política exterior española que no se encontraba en la anterior política exterior fue el conflicto del Sahara Occidental que estalló precisamente cuando Franco ya estaba inconsciente y la relación con Marruecos a raíz de la invasión de ese territorio.

1. Sahara Occidental.

Suárez tenía que lidiar con un grave condicionamiento en este punto, que eran los compromisos secretos del entonces Príncipe Juan Carlos y su padre Juán de Borbón con Hassán II.

En este marco, el gobierno de Suárez mantuvo una posición que, sin ser la, a mi juicio, deseable inició la política que se llamó después como "neutralidad activa" y que algunos hoy en día quieren enterrar (o han pactado ya en secreto enterrar).

En la política de Suárez sobre el Sahara Occidental hubo luces y sombras.

Entre las sombras se puede citar, por un lado, que Suárez no denunció los Acuerdos de Madrid a pesar de su carácter ilegal. Además, por otro lado, cuando en 1979 Mauritania abandonó la parte del Sahara Occidental que se había repartido con Marruecos en el tratado de partición del territorio de 14 de abril de 1976, se especuló con que España podría reasumir el control de facto de esa parte del Territorio sobre la que tenía, y sigue teniendo, la responsabilidad de jure como potencia administradora del Sahara Occidental. Sin embargo, el gobierno Suárez no quiso tomar esa iniciativa que contaba con la oposición frontal de Marruecos y que el Frente Polisario tampoco alentó.

Entre las luces, cabe mencionar, en primer lugar, que Suárez, reconoció oficialmente al Frente Polisario. El 2 de mayo de 1979, Suárez se entrevistó en Argel con el presidente de la República Saharaui y Secretario General del Frente Polisario, Mohamed Abdelaziz.

En segundo lugar, cabe mencionar que la mayoría parlamentaria que lideraba Suárez no se opuso en 1978 a la creación de una Comisión de investigación en el Congreso de los Diputados para elucidar las circunstancias en las que se produjo el abandono de España del Sahara Occidental.

2. Marruecos.

La política de Suárez, que no apoyó la anexión del Sahara Occidental por Marruecos, no gustó a Hassán II que amenazó a España. Pablo Sebastián levantó acta, cuando trabajaba en el diario "El País" del enfrentamiento dialéctico de Suárez con Hassán II, a raíz de una visita privada que el tirano alauita hizo a España invitado por Juan Carlos I.

Suárez hizo frente a las amenazas marroquíes. Ahora, el que fue jefe de prensa de Suárez, Fernando Ónega, ha dicho que "Adolfo Suárez le dijo a Hassan II que si ocupaba Ceuta y Melilla al día siguiente estaba bombardeando Rabat".

Es más, conviene recordar que Suárez visitó oficialmente, como presidente del Gobierno, Ceuta y Melilla. En Ceuta afirmó que “no he hecho nada más que cumplir con mi obligación de presidente del Gobierno y del partido al visitar una ciudad españolísima como es Ceuta”.

Adolfo Suárez ha muerto.
Sería bueno que no olvidemos su aportación a la política exterior de España.


Fuente: Desde el Atlántico - Carlos Ruíz Miguel

Compartir esta noticia

Enlaces Relacionados

· Más Acerca de Opinión
· Noticias de prada


Noticia más leída sobre Opinión:
RASD-TV

Votos del Artículo

Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

Opciones

Tópicos Asociados

EspañaNacional
"Tópicos Asociados" | Entrar/Crear Cuenta | 0 Comentarios
Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

No se permiten comentarios Anónimos, Regístrate por favor
No olvides que todo lo que sea de SaharaLibre.es puedes usarlo en tu web o blog.
Trabajamos por y para el Pueblo Saharaui - No somos nadie.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported.
Esta licencia afecta a toda la web de Saharalibre.es a EXCEPCIÓN DE LAS NOTICIAS E IMÁGENES DEL SEMAFORO, cuyos derechos corresponden a las fuentes citadas en las mismas.