Bienvenido/a a SaharaLibre.es
Bienvenido/a a SaharaLibre.es

El Semáforo de la Historia

Agenda del Sahara

Junio 2024
  1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
Hoy no hay eventos.

Sugerir un evento Sugerir un evento

Login

Nickname

Contraseña

Código de Seguridad: Código de Seguridad
Teclea Código de Seguridad

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

Enlázanos

SaharaLibre.es QR

SaharaLibre.es: Foro

saharalibre.es :: Ver tema - TRINIDAD EN EL SENADO EXPLICA LA POSTURA DEL GOBIERNO ZP pepe
 FAQFAQ   BuscarBuscar   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 

TRINIDAD EN EL SENADO EXPLICA LA POSTURA DEL GOBIERNO ZP

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Sahara Libre
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
ALBA
Aprendiz
Aprendiz


Registrado: Nov 10, 2010
Mensajes: 38

MensajePublicado: Vie Nov 19, 2010 10:17 pm    Asunto: TRINIDAD EN EL SENADO EXPLICA LA POSTURA DEL GOBIERNO ZP Responder citando

http://www.eldigitaldemadrid.es/articulo/general/6877/la-ministra-y-el-maletilla-en-el-senado

Tras la trifulca con la ministra de Exteriores Trinidad Jiménez por el conflicto del Sáhara, el senador Juan Van-Halen se explica en una tribuna.



Los toreros, y lo contaron primorosamente desde García Lorca a Hemingway pasando por José María de Cossío, tienen tardes mejores y peores. Por lo visto, yo, que no paso en las lides parlamentarias de maletilla con vocación, tuve una mala tarde el pasado día 16 en la sesión de control del Pleno del Senado. Eso es lo que algunos medios han publicado, aunque otros, y sus lisonjas no difuminan la puñetera controvertida faena, se han mostrado coincidentes con lo que allí dije.



Cuando un torero falla suele achacarlo al toro, a las condiciones de la plaza, incluso al público. Yo no voy a ser menos a la hora de buscar cataplasmas. La verdad es que la faena era pasable hasta que crecieron los abucheos, los ruidos, incluso algunos insultos gruesos (que, por cierto, no recoge el impecable ‘Diario de Sesiones’) desde los bancos de la izquierda, y a uno se le ocurrió subir la voz para tratar de emerger del guirigay. Mala opción. De un lado me quedé sin voz, construí algún gallo digno del Gallo (ya que hablamos de toros y toreros), y el tono, y más la imagen, resultaron penosos. No quitaría hoy ni una coma de lo que dije sobre la ministra y su silencio culpable ante los ataques marroquíes a la prensa pero reconozco que si se repitiese la faena optaría cristianamente por poner la otra mejilla, o sea callarme, en lugar de alzar la voz. ¿Para qué desgañitarme, y casi ahogarme, porque me piten? Un amable comunicante dice que saca el pañuelo y que pide para mí una oreja de Trinidad para que, con ella en mano, dé la vuelta al ruedo. Pero no quiero la oreja de esa señora, que además, por Dios, no es un toro. Lo decente, tras sus respuestas de la otra tarde en el Senado –y no sólo a mi pregunta, sino también a otras tres preguntas más y a una interpelación de mi compañero Alejandro Muñoz Alonso–, sería que Zapatero la mandase al corral, o sea a su casa.



Días antes, el flamante ministro de Presidencia, Jáuregui, declaró que Marruecos ejerce su “soberanía" en el Sáhara. Nada de eso. Y, para tratar de aclararlo, el ministro aseguró que no, que Marruecos en el Sáhara es la “potencia administradora". Tampoco. Marruecos ocupa el Sahara de facto no de iure. Su presencia en el territorio no responde a mandato alguno de la ONU, y es irregular que la vida en el Sáhara se rija por las leyes de Rabat. El buenismo de Zapatero aceptó en 2009 que en el Sáhara se aplicase la ley marroquí como moneda de cambio para quitarse de encima a la activista saharaui Aminetu Haidar.



Hasta tal punto la situación que se vive allí es atípica que el ministro del Interior marroquí, Taieb Cherkaoui, se permitió llamar “súbdito marroquí" al ciudadano español Baby Hamday Buyema, con DNI de España como usted y como yo, que resultó muerto durante los enfrentamientos de El Aaiun. Otro ciudadano español, Salem Lecuara, con DNI de España, como usted y como yo, denunció torturas por parte de las tropas marroquíes durante los días de su detención en El Aaiún: “Me pegaban, me apaleaban salvajemente todo el cuerpo, me obligaban a abrir la boca y me orinaban encima". Y confirma: “Detenidos conmigo había otras 72 personas; menores, mayores, ancianos enfermos…Los torturaron a todos". El Gobierno que debería amparar a Lecuara, su Gobierno, chitón. Ni la embajada en Rabat ni el consulado de Agadir movieron un dedo.



En su rueda de prensa, el ministro marroquí volvió a atacar duramente a la prensa española. Rubalcaba, claro, no se manifestó sobre estos ataques. Sólo dijo que daba por buena la versión de su colega marroquí. Por ello, probablemente, no condenó la represión marroquí que cuenta con numerosos testigos españoles y con grabaciones clandestinas en las que se perciben claramente camiones cargados de cadáveres.



La ministra Trinidad Jiménez contestó a las preguntas sobre la situación del Sáhara hechas por varios grupos parlamentarios, y a la interpelación del Grupo Popular, con una coletilla reiterada una y otra vez: “España está desligada de toda responsabilidad en el Sáhara" porque “no es la potencia administradora". Esgrime la ministra el contenido del Acuerdo de Madrid, de 14 de noviembre de 1975, en virtud del cual España abandonaba el Sáhara y transfería la administración del territorio a una administración “provisional" de Mauritaria, al sur, y Marruecos, al norte. Este Acuerdo se solapa con el ‘Plan Waldheim’ que transfería la administración del territorio provisionalmente a la ONU y que, por la vía de los hechos consumados, anulaba el Acuerdo de Madrid. Ese Acuerdo fue trasladado al secretario general de la ONU el 26 de febrero de 1976 a través del entonces embajador Jaime de Piniés.



Para apuntalar su desligamiento del conflicto, Trinidad Jiménez se acoge al llamado ‘Informe Corell’, de 2002, cuyo punto séptimo leyó. Ese informe fue elaborado por la Asesoría Jurídica del Consejo de Seguridad de la ONU y resume los argumentos que España trasladó a la ONU en 1976, como he referido. Pero la ministra, muy cuca, no leyó ni esgrime nunca el punto anterior de dicho Informe en el que se afirma: “El Acuerdo de Madrid no transfirió la soberanía sobre el territorio ni confirió a ninguno de los signatarios la condición de potencia administradora, condición que España, por sí sola, no podía haber transferido unilateralmente".



En efecto, tal trasferencia pretendida por la España franquista, que vivía su final, y curiosamente esgrimida ahora por Trinidad Jiménez, incumplía el artículo 73 de la Carta de las Naciones Unidas asumida por España cuando ingresó en la Organización. La Unión Africana, el Movimiento de Países No Alineados y la propio ONU, que incorpora el Sáhara a su lista de “territorios objeto de descolonización", comparten esta opinión. Trinidad Jiménez tiene otra opinión. Pues muy bien.



La legalidad internacional, que dice defender la ministra, considera, a juicio de tratadistas relevantes, que España sigue siendo la potencia administradora de iure aunque no de facto del Sáhara Occidental. Y, además, España tiene una indudable responsabilidad histórica y moral con su ex-colonia. Una clave más, que parece desconocer la ministra, aunque por su edad no sea una víctima de la LOGSE: España en su día convirtió sus tres últimas colonias, Guinea, Ifni y Sáhara, en provincias españolas, que hicieron las provincias números 51, 52 y 53 de España, con una administración paralela y una representación “orgánica" (que era como se llamaba eufemísticamente entonces) similar a la del resto de las provincias.



He tenido la suerte de viajar como periodista a Ifni, a Sáhara y a Guinea. Uno de mis viajes a Sidi Ifni fue para asistir al acto de “retrocesión" (se llamó así) del territorio a Marruecos. A Sáhara viajé en vísperas de la llamada ‘marcha verde’ en 1975, con Franco agonizante y el entonces príncipe Juan Carlos como jefe de Estado en funciones. A Guinea acompañando al entonces presidente del Gobierno Leopoldo Calvo Sotelo. No dudo de que la ministra Trinidad Jiménez sería capaz de señalar esos tres territorios en un mapa mudo.



Los argumentos de la ministra de Asuntos Exteriores en el Pleno del Senado fueron penosos. Demostró una grave falta de solidez para el ejercicio de su nuevo cargo o que cuenta con unos asesores que la quieren mal. O ambas cosas. Mi pregunta se refería sólo a los silencios de la ministra respecto a los reiterados ataques de ministros marroquíes a los medios de comunicación y a periodistas españoles. Unos han sido agredidos, otros expulsados, a otros no se les ha permitido entrar en el Sáhara. Y toda la prensa ha sido insultada, calumniada, tildada de falsaria… sin que la ministra de Asuntos Exteriores haya dicho esta boca es mía.



Como periodista me solidarizo con la preocupación y la condena expresadas por la Federación de Asociaciones de la Prensa de España y por la Federación Internacional de Periodistas. Incluso el Sindicato de Periodistas de Marruecos mostró su preocupación por el trato que estaban recibiendo los periodistas españoles. Dos de los ministros que han atacado a la prensa española –los de Interior y Asuntos Exteriores– están acusados ante la Audiencia Nacional por delitos de lesa humanidad, genocidio, asesinato, lesiones, torturas y secuestros en el ataque al campamento de Gdeim Izik y acciones posteriores, por la Liga Española Pro Derechos Humanos.



El asunto es más chocante porque los ataques a periodistas y a medios de comunicación españoles se producen en un país con libertad de prensa “vigilada", una democracia sui géneris en la que el rey nombra directamente a los ministros más importantes, y un Estado en el que no existe la división de poderes. Los periodistas expulsados de Marruecos, en donde algunos de ellos llevaban años, han declarado que su situación allí es “catastrófica" y que se “pone en peligro su integridad física" (Luis de Vega, corresponsal de ABC en Rabat).



En este contexto anímico y de hechos se produjo mi pregunta a la ministra de Asuntos Exteriores en el Pleno del Senado. Por lo demás no quitaría hoy ni una coma de lo que dije. Ni siquiera los puntos más polémicos. Insisto: a la ministra Trinidad Jiménez le vino grande la célebre chupa que usaba en la campaña electoral para la Alcaldía de Madrid en 2003, porque no estaba preparada para el cargo. Le vino grande el poncho que vistió en Bolivia, cuando llevó un millón de euros (nos sobra el dinero, por lo que se ve) y un jamón a la doliente cabecera hospitalaria de don Evo Morales, porque su puesto no estaba allí sino al timón de lo que ocurría en el Sáhara. Y le vino grande el kaftán marroquí porque Zapatero prefirió que fuese Moratinos, su ex, quien se embutiese la chilaba. Y, obviamente, tras sus gestos frívolos e indocumentados, creo que le viene grande el cargo de ministra de Asuntos Exteriores de España. ¿Ustedes han visto, por ejemplo, sus fotos dejándose abrazar estrechamente, como colegís, por el presidente ecuatoriano Correa? ¿Ustedes se imaginarían esa foto teniendo como protagonistas a la señora Clinton, a la señora Alliot-Marie, o a la señora Palacio? Pues no.



Esta es la transcripción del texto de mi pregunta, de la respuesta de la señora ministra y de mi intervención posterior. Y que sea juzgada la faena. Otra cosa es que la imagen y el tono no fueran de una gran tarde. Pero, desde mi humildad de maletilla que apunta maneras, pido generosidad al respetable a la hora de su veredicto.



Pregunta a la Ministra de Asuntos Exteriores. (Pleno del Senado, 16 de noviembre de 2010)



El señor Van-Halen Acedo: Gracias, señor presidente. Señora ministra, ¿qué opinión le merece a la ministra de Asuntos Exteriores el ataque que su homólogo marroquí profirió, en su presencia, contra la prensa española?





El señor presidente: Gracias, señoría. Tiene la palabra la señora ministra de Asuntos Exteriores.



La señora ministra de Asuntos Exteriores y de Cooperación (Jiménez García-Herrera): Gracias, señor presidente. Señoría, el Gobierno del que formo parte considera que la libertad de información es uno de los pilares de la democracia, de los derechos humanos y del Estado de derecho, y, en consecuencia, tiene muy presente y defiende en todo momento el respeto al derecho a la libertad de información y de expresión en el ejercicio de sus funciones, con total normalidad y total tranquilidad. No hay más matices. Y, como no podía ser de otra manera, este Gobierno tiene una alta valoración de la prensa española y de cómo lleva a cabo su labor informativa, y en este sentido, considero que nuestro país cuenta con una prensa libre, de calidad y democrática. Esa es nuestra opinión. Gracias. (Aplausos en los escañosdel Grupo Parlamentario Socialista.)



El señor presidente: Gracias, señoría. Tiene la palabra el senador Van-Halen.



El señor Van-Halen Acedo: Gracias, señor presidente. Señora ministra, Marruecos está en el puesto 135 de 178 países en los análisis sobre libertad de expresión, y usted, que aquí defiende mucho a la prensa –menos proclamaciones y más acciones– no dijo una sola palabra cuando, en su presencia, su colega marroquí insultó gravemente a la prensa; es más, dijo las palabras: “Respeto la opinión del señor ministro". Respetarla es hacerse usted corresponsable, señora ministra. Y usted aquí puede decir lo que quiera pero está escrito, está grabado y lo puede ver y escuchar cuando quiera, por si se le ha olvidado, porque ustedes tienen una memoria selectiva (Un señor senador del Grupo Parlamentario Socialista: ¡Quién habló!). Señora ministra, días más tarde, el ministro de Comunicación marroquí dijo exactamente: “Los periodistas españoles recurren sistemáticamente a procedimientos falaces, técnicas innobles, manipulaciones abyectas y montajes inmundos". Eso es lo que dijo. Y usted no dijo nada. En Casablanca ha habido dos agresiones a dos periodistas en una Sala de Justicia donde se estaba juzgando a unos saharauis. Usted no dijo nada. Sin embargo, la Federación de la Prensa de España –a la cual pertenezco, señora ministra, porque soy periodista y además informé en su día desde el Sáhara en momentos bastante complicados... (Rumores en los escaños del Grupo Parlamentario Socialista.) No sé si usted conoce el Sáhara, yo sí. Como decía, la Federación Internacional de Periodistas y la Federación de la Prensa de España lo han condenado. Y usted no ha condenado nada. Por tanto, menos proclamaciones. Cuando dice usted: “Ustedes a lo mejor quieren gobernar un día", yo le digo: el jefe de la oposición actual jamás iría a Marruecos a hacerse una foto al lado del rey, delante de un mapa en el que aparecieran las islas Canarias, Ceuta, Melilla y Sáhara. como hizo Zapatero siendo jefe de la oposición en plena ocupación de la isla de Perejil (Aplausos en los escaños del Grupo Parlamentario Popular en el Senado. –Un señor senador: ¡Muy bien! ¡Muy bien! Además, a usted, señora ministra, creo que le caía grande la chupa electoral cuando fue candidata perdedora en Madrid. Le cae grande el poncho boliviano cuando viaja con un millón y un jamón. Y le cae grande la chilaba y el kaftán. ¿Y quiere que le diga más? Le cae grande el Ministerio de Asuntos Exteriores. (Aplausos en los escaños del Grupo Parlamentario Popular en el Senado. –Varios señores senadores del Grupo Parlamentario Popular en el Senado: ¡Muy bien! ¡Bravo!– Rumores en los escaños del Grupo Parlamentario Socialista.).



Juan Van-Halen
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
ALBA
Aprendiz
Aprendiz


Registrado: Nov 10, 2010
Mensajes: 38

MensajePublicado: Vie Nov 19, 2010 10:34 pm    Asunto: Responder citando

VIDEO


http://www.youtube.com/watch?v=dGHVNEteUHI
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
ALBA
Aprendiz
Aprendiz


Registrado: Nov 10, 2010
Mensajes: 38

MensajePublicado: Vie Nov 19, 2010 10:42 pm    Asunto: Responder citando

TRINIDAD MIENTE SOBRE EL SAHARA
http://www.saharatoday.net/?p=7941

La ministra Trinidad Jiménez ha mentido de forma flagrante, descarada y vergonzosa. Me refiero naturalmente a lo que ha dicho en el Senado de que “España no tiene responsabilidades en el Sáhara”. Es gravísimo porque, una vez más, la política africana pone al descubierto la catadura de nuestros políticos de izquierda y derecha. Porque así comoRajoy y el PP pueden escudarse en la ignorancia y el engaño propiciado en su sector por muchos de los veteranos y padres del partido que fueron cómplices del gran timo de los acuerdos de Madrid y la Marcha Verde, el PSOE, en cambio, no tienen excusa ni coartada posible: hay demasiadas pruebas evidentes de que siempre lo supo y lo tuvo muy claro que España sigue siendo la potencia administradora del Sáhara Occidental.

Para los que acaban de llegar al tema del Sáhara Occidental arrastrados por el horror de la máquina del genocidio que Marruecos no ha hecho más que poner en marcha en El Aaiún, hay que hacer un pequeño repaso de hemeroteca para que lo vean claro. No me refiero solamente a lo que tienen en la cabeza los veteranos en el seguimiento de este conflicto (”activistas”, los llaman en general) que es la famosa declaración Felipe González del 14 de noviembre de 1976, aniversario de los inexistentes acuerdos de Madrid (lo tenéis en You tube, pinchando aquí), cuando dijo en los campamentos de refugiados saharauis en el sureste de Argelia eso de que se comprometía con la historia en que su partido iba a acompañar al pueblo saharaui hasta ” la victoria final”.

Esa declaración es significativa para el caso puesto que Felipe González se declaró en contra de los acuerdos de Madrid que entonces toda la oposición democrática había pedido oficialmente fuesen anulados. Pero hay otras mucho más claras para ilustrar la mentira de Trinidad Jiménez en el tramo que ahora urge poner de relieve, el relativo al incumplimiento que comete España con sus obligaciones internacionales, violando la legalidad de las resoluciones de la ONU y el derecho internacional, con este tipo de mentiras.

Por poner sólo un ejemplo, volvamos al 8 de septiembre de 1977, cuando el Secretario General del PSOE, Felipe González y el entonces secretario General adjunto del Frente Polisario, Bachir Mustafá Sayed, hicieron público un comunicado en el que el PSOE dejaba muy claro que España, como potencia administradora, no podrá extinguir sus responsabilidades mientras el pueblo saharaui no haya obtenido el efectivo ejercicio de su autodeterminación e independencia.

En este documento la delegación del PSOE también prometía a los saharauis del Polisario “poner en marcha iniciativas políticas encaminadas a la obtención de la denuncia del acuerdo tripartito de Madrid que ambas partes condenan”.

Se me ocurren un montón más de citas y comunicados (firmados por figuras que siguen jugando un importante papel en el partido como Luis Yánez Barnuevo, el ex secretario de la OTAN, Javier Solana, o el ahora eurodiputado Emilio Menéndez del Valle) actos públicos y convocatorias de manifestaciones en la que el PSOE lideró el movimiento para pedir el fin del timo de los acuerdos de Madrid… hasta que llegó al poder en 1982.

¿Será que el PSOE se equivocó entonces? ¿Es que pecó de ingenuidad e inexperiencia? Trinidad Jiménez no ha dicho nada parecido a un “mea culpa” y hay que sospechar que el llamamiento al silencio de la ministraGonzález Sinde a sus amigos y compañeros del mundo del cine, más que una incitación a que desistan de meterse en “un tema delicado” que (dice ella) sólo los expertos pueden descifrar, sea una advertencia para que no les saquen los trapos sucios en las hemerotecas.

Trinidad Jiménez ha mentido en lo de que España no tiene responsabilidades pero la culpa no es del todo suya. No nos olvidemos, que no hace más que cumplir con las fatigas que corresponden al selecto y cada vez menor grupo de gladiadores de Zapatero que, en medio de la debacle política, siguen escalando puestos por llevar a rajatabla la consigna y lealtad del “Ave Cesar morituri te salutant” (Ave César, los que van a morir te saludan), tanto si es frente al díscolo Tomás Gómez como si es en la batalla con Mohamed VI.

Lo triste, es que desde la oposición nadie le conteste como se merece la ciegalealtas al César que ha convertido a Trini en ministra de Exteriores. En el debate del Senado, por ejemplo, he echado de menos que nadie le airease el documento de la ONU, actualizado a 12 de marzo de 2010 (busquen si no lo tienen en el recuadro de La Clave del Conflicto en la cabecera del blog, a la derecha) que se titula:

Información sobre los territorios no autónomos transmitida en virtud del inciso e del Artículo 73 de la Carta de las Naciones Unidas. Informe del Secretario General. (A/65/66). Lo suyo es que, con el papel en la mano, le hubiesen preguntado a la ministra cómo se guisa eso de que “España no tiene responsabilidades” con lo que dice ese documento de la ONU con el que ilustro este comentario.

De paso, el PP o cualquier otro partido también podría haberle pedido explicaciones sobre por qué las Naciones Unidas hacen constar en la parte inferior del último folio de este documento que España se lavó las manos del Sáhara, pese a lo cual, la organización sigue señalando a España como la autoridad administradora de hecho del territorio pendiente de descolonizar del Sáhara.


Ana Camacho, periodista, activista intelectual y física, de los derechos humanos
Espero que la omisión de los partidos sea porque todavía están demasiado despistados y no por lo que la ministra le pueda haber contado a Rajoy en esa conversación telefónica que ambos tuvieron ayer. Cabe la posibilidad de que ahí renovasen ese pacto que marcó la vuelta a los orígenes del PP, tras el giro de Aznar , a favor del expansionismo alauita. Puede que Trinidad Jiménez le haya susurrado al oído a Rajoy alguna razón de estado con trasfondo patriótico. Pero entonces, lo menos que podían hacer es encargarle a la ministra de Cultura una película que nos lo explique para que todos podamos ser patriotas sin desconfiar de esos consensos con los que PSOE y PP, a veces y a pesar de todo, se ponen de acuerdo (como en 2008) en política exterior para no hacer nada contra elstatus quo que permite a Mohamed seguir enriqueciéndose con los fosfatos de los saharauis y a Teodoro Obiang seguir robando a manos llenas en las cuentas del petróleo de Guinea Ecuatorial sin repartir con su pueblo ni siquiera las migajas (por cierto al cleptócrata se le pone feo el panorama con la justicia francesa).

Menos mal para el pueblo saharaui y los patriotas españoles de verdad queJavier Bardem, además de memoria, tiene talento y alas para volar sin tener que depender de las subvenciones de Zapatero al cine español.

Este artículo se publica con la autorización de Ana Camacho
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
ALBA
Aprendiz
Aprendiz


Registrado: Nov 10, 2010
Mensajes: 38

MensajePublicado: Vie Nov 19, 2010 11:11 pm    Asunto: Responder citando

¿Tiene España alguna responsabilidad sobre el Sahara Occidental?
La ONU acepta a Marruecos como administrador "de facto" de la ex provincia española

http://www.adn.es/internacional/20101110/NWS-1005-Occidental-Espana-Sahara-Tiene-responsabilidad.html


REUTERS
Los recientes sucesos de El Aaiún han abierto el debate sobre hasta qué punto España tiene responsabilidad sobre un territorio que fue primero colonia y después provincia suya hasta 1976 y si sigue siendo potencia administradora del mismo o en la actualidad lo es Marruecos.

El Ejecutivo ha recordado este miércoles, a través del ministro de la Presidencia, Ramón Jaúregui, que el contencioso sobre el Sahara Occidental está pendiente de una solución política bajo los auspicios de Naciones Unidas y ha añadido que Marruecos tiene "capacidad" para administrar ese territorio.

Un informe de 2002 de Naciones Unidas señala que en el Acuerdo de Madrid (1975) España no transfirió la soberanía sobre el territorio ni confirió a ninguno de los signatarios la condición de potencia administradora, "condición que España, por sí sola no podía haber transferido unilateralmente".

Marruecos, prosigue el documento, no figura como potencia administradora en la lista de territorios no autónomos de las Naciones Unidas, pero el informe recuerda que este país ha administrado desde 1979 el territorio del Sahara Occidente por sí solo.

Naciones Unidas

Es en este informe en el que se basa el Gobierno español, que ha venido sosteniendo que son las propias Naciones Unidas las que califican a Marruecos como potencia administradora del Sahara.

En un documento de siete puntos elaborado por el Ministerio de Asuntos Exteriores en 2009 se recuerda que la ONU ha aceptado que Marruecos actúa como potencia administradora de facto de dicho territorio.

El mismo informe de la ONU, junto a la legalidad internacional. es al que se refiere el PP para sostener que España es potencia administradora del Sahara, según ha remarcado hoy, en declaraciones a Efe, el coordinador de Relaciones Internacionales del PP, Jorge Moragas.

Si España sigue siendo o no potencia administradora genera diferentes opiniones más allá del Gobierno y la oposición.

Para el Gobierno saharaui, España ha sido y sigue siendo la potencia administradora del territorio y como tal asume la responsabilidad de conducirlo a su plena descolonización, algo con lo que ha coincido hoy en el Congreso el diputado del PNV Aitor Esteban, para quien España tiene mucha responsabilidad y mucho que decir sobre el Sahara Occidental porque "sigue siendo potencia administradora".

Las opiniones desde el ámbito académico tampoco coinciden plenamente. A juicio de la catedrática de Derecho Internacional de la Universidad de Barcelona Anna Badía Martí, España es "potencia colonial", de acuerdo a la Carta de Naciones Unidas, porque tiene asignado un territorio no autónomo que es el Sahara occidental y es responsable de su administración, y "al no hacerlo ha incurrido en dejación de funciones".

Ha recordado, en declaraciones a Efe, que aunque en 1975 España firmó un acuerdo tripartito por el cuál cedía la administración del territorio, "esa cesión no se podía traspasar porque la responsabilidad de potencia colonial era de España".

La ocupación

Lo que ocurrió fue que, de facto, Marruecos asumió esa administración y procedió a la ocupación.

Por su parte, la catedrática de Derecho Internacional de la Universidad de Salamanca, Araceli Mangas, ha afirmado que "aunque es cierto que España ya no es potencia administradora", porque abandonó el territorio del Sahara, eso no significa que no tenga ningún tipo de responsabilidad internacional sobre un territorio que administró y que no condujo a su salida natural de manera legal: el referéndum.

"Creo que España sigue teniendo unas responsabilidades morales y éticas ante la comunidad internacional como antigua potencia administradora que no culminó plenamente su trabajo conforme a derecho y por tanto tiene autoridad moral ante Marruecos para exigir que se cumplan las normas de derecho internacional en relación a la población ocupada", ha subrayado.

Para Mangas, Marruecos tiene la soberanía "de hecho, pero no de iure".
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
ALBA
Aprendiz
Aprendiz


Registrado: Nov 10, 2010
Mensajes: 38

MensajePublicado: Vie Nov 19, 2010 11:16 pm    Asunto: Responder citando

El Gobierno español se enreda para evitar condenar al reino alauí
El Ejecutivo niega que tuviera conocimiento previo del asalto al campamento

Jueves, 11 de Noviembre de 2010 -


Bilbao. El Gobierno español evitó ayer de nuevo condenar el brutal asalto al campamento de Gdaim Izik en el Sahara Occidental, aduciendo que aún no conoce los datos precisos de los sucesos. Preguntado por el diputado del PNV Aitor Esteban, el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui negó, además, que el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero tuviera conocimiento previo sobre el desmantelamiento del campamento, tal y como aseguran algunas versiones, que indican que el ministro marroquí de Exteriores, Taieb Fassi Fihri, se lo anunció la semana pasada a su homóloga española, Trinidad Jiménez. Asimismo, Jáuregui levantó la polémica al asegurar que la actuación de Marruecos al restringir el acceso a Gdaim Izik a periodistas europeos y a observadores internacionales es una decisión que "forma parte del núcleo duro de la soberanía de un país".

Para la mayoría de partidos políticos, esta declaración era el primer reconocimiento por parte de España de la soberanía de Marruecos sobre el territorio del Sahara Occidental. Sin embargo, tanto Jáuregui como Jiménez trataron de matizar poco después que España no reconoce la soberanía de Marruecos sobre el Sahara Occidental, aunque constata, "como el resto de países", que sí controla ese territorio. "Simplemente he querido decir que, en la actualidad, es Marruecos el que determina, por su capacidad de administrar ese territorio, quién entra y quién no entra", señaló Jáuregui. A pesar de estas "aclaraciones", el PP reclamó ayer al Gobierno una "rectificación en toda regla" sobre su posición relativa al Sahara Occidental y señaló no aceptar las "matizaciones" del ministro de la Presidencia.

Potencia administradora En su intervención, Aitor Esteban criticó la reacción del Gobierno español a lo sucedido en el campamento de protesta de Gdaim Izik y manifestó que España tiene "responsabilidad y mucho que decir" sobre el Sahara Occidental porque "sigue siendo potencia administradora". En cambio, el Ejecutivo recordó, a través de Jáuregui, que este contencioso está pendiente de una solución política bajo los auspicios de la ONU y que Marruecos tiene "capacidad" para administrar ese territorio. Un informe de 2002 de las Naciones Unidas señala que, en el Acuerdo de Madrid (1975), España no transfirió la soberanía sobre el territorio ni confirió a ninguno de los signatarios la condición de potencia administradora, "condición que España, por sí sola no podía haber transferido unilateralmente". Marruecos, prosigue el documento, no figura como potencia administradora en la lista de territorios no autónomos de las Naciones Unidas, pero el informe recuerda que este país ha administrado desde 1979 el territorio del Sahara Occidente por sí solo.

"Moneda de cambio" Más tarde, ante los reproches de la diputada de ICV Núria Bonaventura, Jáuregui precisó que las gestiones del Gobierno en este conflicto abogan por la investigación de los hechos con total transparencia sin buscar la condena de los mismos, pues "no se trata de una carrera para ver quién condena más rápido". Bonaventura reclamó al ministro de la Presidencia que el Sahara no sea "moneda de cambio" en otros acuerdos que hayan firmado o puedan suscribir las autoridades españoles y marroquíes, mientras proclamaba su "vergüenza" por el papel del Gobierno español desde que estalló la crisis y le instaba a que no se quede "de brazos cruzados", sobre todo por la responsabilidad histórica que España tiene en su ex colonia.

Por su parte, el coordinador de Relaciones Internacionales del PP, Jorge Moragas, quien apuntó que "legalmente, y aunque al Gobierno le parezca mentira, España sigue siendo la potencia administradora del Sahara y así lo dicen Naciones Unidas y la legalidad internacional", exigió al Gobierno un comunicado oficial sobre su posición en el
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
ALBA
Aprendiz
Aprendiz


Registrado: Nov 10, 2010
Mensajes: 38

MensajePublicado: Vie Nov 19, 2010 11:27 pm    Asunto: Responder citando

http://espacioseuropeos.com/?p=22647


Empecé a escribir en caliente mientras un alarmante goteo de noticias iba informando de los sucesos del Sáhara. La cadencia del goteo disminuía pero la gravedad de las noticias aumentaba. Por lo demás, lo de siempre: la brutalidad de un régimen que lleva en sus genes la violencia y la arbitrariedad.

Ya en 1956 al poco tiempo de lograda su independencia, Marruecos inicia una serie de reivindicaciones territoriales provocando graves conflictos. Entre otros la guerra contra Argelia.

Se podría decir que Marruecos empieza una política de hechos consumados que le va a dar buen resultado pues en todo momento está apoyado por alguno de los más importantes países del mundo. Baste recordar la Marcha Verde y la invasión del Sáhara.

El último acto de barbarie nos ha sorprendido a todos pues, apenas un día antes, el ministro Fassi Firi nos informaba de que la protesta de El Aaiún había que considerarla como una manifestación más dentro del clima de democracia y libertades que se viven en Marruecos. Nadie podía pensar que contra una pacífica manifestación de libertad y democracia, Marruecos fuera a lanzar su ejército en un ataque bestial, recuperando sus inquietantes métodos policiales, detenidos y desaparecidos incluidos, como en los peores años de plomo.

Gracias a unos audaces cooperantes que nos han tenido informados hemos podido ver el desolador estado en que ha quedado el teatro donde se ha representado la última tragedia vivida por los saharauis.

¿Cuántos muertos y cuantos padecimientos tienen que soportar todavía los saharauis para que la ONU obligue a Marruecos a cumplir sus propias resoluciones? Estos interrogantes tienen una respuesta sencilla: nunca. Nunca mientras esté Francia en el Consejo de Seguridad. Ayer mismo el Consejo no conseguía una condena, por la oposición de Francia, limitándose a deplorar los hechos ocurridos y a lamentar las víctimas.

Si esto no se arregla ¡guerra, guerra, guerra! Era el grito que más se oía en la manifestación del día 13 de este mes.

Estos sucesos han sido motivo principal de la mayoría de los programas de radio y TV de estos días, y no han faltado los que, aun pretendiendo ser objetivos, han deslizado uno de los argumentos favoritos con los que se pretende entorpecer el proceso de independencia del pueblo saharaui: el terrorismo.

La amenaza del terrorismo es un argumento recurrente en esta cuestión. Con frecuencia lo han utilizado los populares, como antes hicieron los socialistas desde 1982.

Otro argumento frecuente es negar la viabilidad de un estado independiente en un territorio tan grande con una población tan pequeña. Pero no quieren ver que esa ha sido la realidad durante siglos. Donde nadie era capaz de vivir, vivían los saharauis. Pero no es el tamaño del territorio o la población. Lo que ocurre es que se han descubierto importantes riquezas en el territorio y se han despertado las ambiciones.

Se dice también que un estado saharaui independiente no nos garantizaría contra el terrorismo con la misma eficacia que Marruecos. Los saharauis, dicen, estarían expuestos a una contaminación ideológica fundamentalista, mayor que si estuvieran integrados en Marruecos que es el país donde se profesa una modalidad de Islam de las más moderadas del mundo. Pero olvidan que desde hace años los saharauis no tienen inconveniente en que sus hijos convivan con familias cristianas en España o estudien en Cuba (muchos de sus dirigentes han completado allí sus estudios) sin ningún problema, mientras que en Marruecos está en marcha una campaña, de tintes fundamentalistas, esta sí, para expulsar a cristianos o a otros infieles.

La nueva Ministra española de Exteriores, Trinidad Jiménez, no ha tenido una actuación brillante estos días; la gente se pregunta si está preparada esta mujer par desempeñar con acierto este cargo; otro vendrá que bueno me hará. Moratinos, se sabe, tiene estudios, ha hecho una carrera y ha llegado a ministro; se puede decir que es un profesional de la política internacional; no un gran profesional. Pero la ministra, que también ha hecho su carrera y ha trepando todo lo que ha podido hasta llegar aquí, también es una profesional pero no de la política internacional. Del asunto del Sáhara sabe poco. Algo más que Marcelino Iglesias, pero poco.

Señora ministra: España sigue siendo la autoridad administrativa del territorio. Así figura en el último informe del secretario General de la ONU de fecha 12/03/2010.

Otras cosas ha dicho la Ministra para confundir a la opinión pública en un afán de mejorar la imagen tan deteriorada del Gobierno y del PSOE. Ha dicho que reconoce los derechos de ambas partes. ¿Los de ambas partes, Ministra? ¿Qué derechos tiene Marruecos sobre el Sáhara?

En una de esas tertulias antes aludidas, uno de los opinantes manifestaba que Felipe González siempre apoyó a los saharauis, que fue con Zapatero con quien cambiaron las cosas.

Pero no es verdad, se ve que a Zapatero ya lo dan por amortizado y es mejor volcar los esfuerzos en salvar la imagen de la reina madre que es la imagen del partido, y es al que hay que salvar la cara en las próximas elecciones. Felipe González fue el que traicionó a los saharauis con los que había firmado declaraciones conjuntas, ya desde 1976, denunciando los acuerdos de Madrid -lo que ahora invoca la Ministra-, comprometiéndose hasta la victoria final y proclamando el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación. Desde entonces el PSOE se ha limitado a apoyar verbalmente lo que diga la ONU pero apoyando 1disimuladamente, todo lo que ha podido, a Marruecos.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Sahara Libre Todas las horas son GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro

Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group
Forums ©
No olvides que todo lo que sea de SaharaLibre.es puedes usarlo en tu web o blog.
Trabajamos por y para el Pueblo Saharaui - No somos nadie.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported.
Esta licencia afecta a toda la web de Saharalibre.es a EXCEPCIÓN DE LAS NOTICIAS E IMÁGENES DEL SEMAFORO, cuyos derechos corresponden a las fuentes citadas en las mismas.