'Antes la represión de Marruecos era directa y brutal, ahora la maquilla con colonos'

Print version | Versión para imprimir

Sábado, 01 de mayo de 2010, a las 12:39:30

Campamentos de Refugiados

El FiSahara, festival que se celebra en los campos de refugiados saharauis, es cine, sí: proyecciones bajo las estrellas, talleres audiovisuales, actores confraternizando... Pero también, y sobre todo, es política. Mensajes reivindicativos con la causa saharaui resuenan estos días en todos los rincones del campamento de Dajla, sede del certamen. Los lanzan los actores invitados, los saharauis que viven aquí, y también los llegados desde el otro lado del muro levantado por Marruecos. Un grupo de activistas de Derechos Humanos que vive en la zona bajo soberanía marroquí ha hecho aumentar varios grados la temperatura del debate contando su experiencia.

Sus voces han hablado de torturas, de la represión que, denuncian, sufren a manos de las autoridades marroquíes sólo por manifestarse a favor del derecho de autodeterminación de su pueblo. Y como viene siendo habitual desde hace un par de años, la conversación ha terminado llegando a derroteros bélicos.

Y es que el deseo que más se repite entre los jóvenes de los campamentos es el de retomar la guerra con Marruecos, esa de la que se selló el alto el fuego en 1991. Desde entonces, la situación sigue encallada: los exiliados en el desierto -y van ya 35 años- y el Frente Polisario y la Monarquía alauí con sus posturas irreconciliables: el primero, con la única salida del referéndum de autodeterminación; la segunda, cerrada en banda a esa opción y cediendo sólo a una autonomía del Sáhara Occidental, siempre bajo su soberanía.

Los activistas -Mohammed Sulem, Mhamed Hali, Trathe Kamal, Rachid Mbark Baiti y Nhabouha Sidi Mahmoud-, acogidos como auténticos héroes por los saharauis de Dajla, son jóvenes, en su mayoría estudiantes, y defienden la Intifada pacífica que iniciaron en 2005 y que les lleva a manifestarse, pese a los riesgos que conlleva. "Muchos de esos actos acaban con detenciones, secuestros y represión por parte de Marruecos. En estos momentos hay 55 presos políticos en las cárceles", denuncia Mohammed Sulem.

¿Qué les deparará la vuelta?

Mientras hablan, a todos nos viene a la cabeza un mal precedente, el del grupo conocido como 'los Siete de Casablanca', que llevan encarcelados desde octubre, cuando regresaron a Marruecos tras una visita a los campamentos. Les acusaron de alta traición a la patria. "Sabemos que cuando volvamos puede pasar cualquier cosa y estamos preparados para ello. Es algo a lo que nos enfrentamos, estamos amenazados permanentemente; nosotros y nuestra familias", valora Sulem.

Explican que, tras los acontecimientos de los últimos meses, se han registrado cambios en el comportamiento del gobierno marroquí: "Desde que es socio prioritario de la UE está tratando de maquillar su comportamiento y están convenciendo a los propios colonos -así se refieren a sus vecinos marroquíes- para que ejerzan ellos la represión. También el caso de Aminetu Haidar les ha llevado a matizar sus actos y, por ejemplo, han devuelto los documentos de identidad que tenían confiscados a militantes saharauis que habían salido del país", cuenta Nhabouha Sidi Mahmoud. "Y cuidan las represiones públicas en los actos de protesta. Antes era directa y brutal por parte de los servicios oficiales y ahora se busca la implicación de los colonos", añade.

En cuando a la posible guerra, ellos son más cautos: "Preferimos la opción pacífica y diplomática, pero si la población de los campamentos decide que la bélica es la adecuada, los territorios ocupados nos sumaremos a ellos", advierten, sin embargo. La frustración de llevar 35 años esperando hace a mella. ¿Y si se acepta cierta autonomía? "Eso nunca. El Polisario tiene con nosotros el compromiso de no aceptar nunca esa vía". Nhabouha Sidi Mahmoud zanja rápido el tema.

Estos cinco jóvenes salieron de Marruecos con su pasaporte, volaron a Argelia y de allí en jeep a los campamentos. Cuentan que había mucha policía para despedirles. Sabían que se iban y les estaban esperando. Veremos que les depara la vuelta.

Este artículo proviene de SaharaLibre.es

http://www.saharalibre.es

La dirección de esta noticia es:

http://www.saharalibre.es/modules.php?name=News&file=article&sid=3928

Fuente: El Mundo