Bienvenido/a a SaharaLibre.es
Bienvenido/a a SaharaLibre.es

El Semáforo de la Historia

Agenda del Sahara

Diciembre 2017
  1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
Hoy no hay eventos.

Sugerir un evento Sugerir un evento

Login

Nickname

Contraseña

Código de Seguridad: Código de Seguridad
Teclea Código de Seguridad

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

Enlázanos

SaharaLibre.es QR

Destacadas: Sahara-Caso de Haidar : Zapatero ejecuta la última voluntad del franquismo

Enviado el Miércoles, 18 de noviembre de 2009, a las 20:07:46
Tema: Opinión - Enviado por webmaster10
Opinión

Desde el Atlántico – Carlos Ruíz Miguel

El último acto del franquismo, el 19 de noviembre de 1975 fue la aprobación de la llamada "ley de descolonización del Sahara" firmada por el jefe del Estado en funciones, "Juan Carlos de Borbón, Príncipe de España". Aquella ley, pretendió dar cobertura jurídica a la entrega del Sahara a Marruecos, pactada en secreto un 14 de noviembre de 1975. Por una ironía de la historia, un 14 de noviembre, pero de 2009, ha visto como el tándem Rodríguez Zapatero-Moratinos Cuyaubé, imita el desprecio a la legalidad que tuvo el último gobierno franquista para conseguir los mismos objetivos. El ministro Moratinos, con el beneplácito de Rodríguez da por buena la expulsión de Aminatu Haidar de su propio país, el territorio no autónomo del Sahara Occidental, y para complacer al ocupante marroquí la retiene en España.

I. EN UN 14 DE NOVIEMBRE DE 1975: MANIOBRA ILEGAL PARA ENTREGAR EL SAHARA A MARRUECOS
El 14 de noviembre de 1975, en secreto, a espaldas de la opinión pública, el presidente del Gobierno Arias Navarro, siguiendo las instrucciones del jefe de Estado en funciones, Juan Carlos de Borbón, firmó el llamado "Acuerdo de Madrid" que establecía una "administración temporal" tripartita (España-Marruecos-Mauritania) en el Sahara Español hasta el 28 de febrero de 1976. Se trataba de intentar dar a Marruecos el status de "potencia administradora" del Sahara Occidental.

El último acto del franquismo, el 19 de noviembre de 1975 fue la aprobación de la llamada ley de "descolonización" del Sahara, firmada por el jefe del Estado en funciones, "Juan Carlos de Borbón, Príncipe de España". Aquella ley, defendida en las Cortes por una persona que aún sobrevive, Antonio Carro Martínez, pretendió dar cobertura jurídica a la entrega del Sahara a Marruecos que de modo sibilino se pretendió en el acuerdo de Madrid, firmado en secreto el 14 de noviembre.

La llamada ley de "descolonización" dice en su artículo único que:

se autoriza al Gobierno para que realice los actos y adopte las medidas que sean precisas para llevar a a cabo del territorio no autónomo del Sahara, salvaguardando los intereses españoles

De lo cual se deduce que el acuerdo de Madrid, firmado antes, se hizo sin autorización de las Cortes. Un motivo más por el cual no es válido en el Derecho interno.
Pero el acuerdo tampoco es válido en el Derecho Internacional porque las Naciones Unidas no consideran a Marruecos como la "potencia administradora" del territorio. Antes bien, ha sido calificado como "potencia ocupante" del mismo (resolución 34/37 de la Asamblea General)

II. Y EN OTRO 14 DE NOVIEMBRE: AVAL ILEGAL A LA OCUPACIÓN ILEGAL
En otro 14 de noviembre, esta vez de 2009, una mujer saharaui, Aminatu Haidar, intenta volver a su patria, ocupada por Marruecos. Haidar había solicitado una documentación marroquí para poder salir a recoger varios reconocimientos internacionales a favor de su lucha pacífica por los derechos del pueblo saharaui. La potencia ocupante la priva del pasaporte a Haidar y la expulsa del Sahara Occidental en un avión de una compañía española destino a España. La compañía aérea embarca a la pasajera rumbo a España. Y una vez llegada a España, se le niega la posibilidad de embarcarse rumbo a su patria, el territorio no autónomo del Sahara Occidental. Ha empezado una huelga de hambre.

Marruecos y España han ratificado un convenio, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, cuyos artículos 12 y 13 dicen:

Artículo 12

1. Toda persona que se halle legalmente en el territorio de un Estado tendrá derecho a circular libremente por él y a escoger libremente en él su residencia.
2. Toda persona tendrá derecho a salir libremente de cualquier país, incluso del propio.
3. Los derechos antes mencionados no podrán ser objeto de restricciones salvo cuando éstas se hallen previstas en la ley, sean necesarias para proteger la seguridad nacional, el orden público, la salud o la moral públicas o los derechos y libertades de terceros, y sean compatibles con los demás derechos reconocidos en el presente Pacto.
4. Nadie podrá ser arbitrariamente privado del derecho a entrar en su propio país.

Artículo 13

El extranjero que se halle legalmente en el territorio de un Estado Parte en el presente Pacto sólo podrá ser expulsado de él en cumplimiento de una decisión adoptada conforme a la ley; y, a menos que razones imperiosas de seguridad nacional se opongan a ello, se permitirá a tal extranjero exponer las razones que lo asistan en contra de su expulsión, así como someter su caso a revisión ante la autoridad competente o bien ante la persona o personas designadas especialmente por dicha autoridad competente, y hacerse representar con tal fin ante ellas.

El Derecho Internacional dispone, por tanto que:
1º. Aminatu Haidar tiene derecho a salir de cualquier país, incluido España.
2º. Aminatu Haidar es originaria del territorio no autónomo del Sahara Occidental ocupado por Marruecos
3º. Siendo el Sahara Occidental un territorio no autónomo, pendiente de descolonización, no forma parte del territorio de Marruecos.
4º. Aminatu Haidar está siendo privada del derecho a entrar en su país, el territorio no autónomo del Sahara Occidental.

La conclusión evidente es que el gobierno español, al haber acogido a una mujer expulsada por Marruecos del territorio ocupado del Sahara Occidental y al impedirla entrar en el mismo, que es su propio país, está haciéndose cómplice de una violación de un derecho humano básico. Está haciéndose cómplice de la afirmación marroquí de que el Sahara Occidental forma parte de Marruecos y de que por ello puede expulsar de allí a quien no tiene o renuncia a la nacionalidad marroquí.

No resulta sorprendente, en consecuencia, que la Directora General de Coordinación Jurídica del Gobierno española haya dicho, dos días después de la expulsión de Aminatu Haidar de su propio país, que Marruecos y España son “dos países que comparten la misma cultura de los derechos humanos”.

Sí resulta algo más sorprendente, sin embargo, que la oposición no haya dicho nada. Sería hermoso ver al diputado Gustavo de Arístegui, con tan buenos contactos en Marruecos, intervenir en favor de Aminatu Haidar criticando la violación de los derechos humanos que el ministro Moratinos, con el aval del presidente Rodríguez, están consumando en complicidad con Marruecos.

III. SE ACABÓ LA AMBIGÜEDAD
Ha llegado el momento decisivo.
No sabemos lo que va a hacer Aminatu Haidar.
Quizá continúe su huelga de hambre.
Quizá en lugar de una denuncia que la policía puede archivar sin necesidad de comunicárselo, presente una querella contra la compañía aérea y las autoridades españolas.
Quizá solicite asilo político en España.
Quizá solicite a Suecia, país que preside la Unión Europea que intervenga, pues la violación de los derechos humanos supone una la infracción del compromiso de respetar los derechos humanos que ha asumido por Marruecos en el Acuerdo de Asociación que le vincula a la Comunidad Europea.
Quizá solicite a Naciones Unidas un documento de viaje para ir a su país, el territorio no autónomo del Sahara Occidental, en cuyo caso habría que ver si Marruecos se atreve a desafiar a la ONU impidiendo su entrada... De momento, Haidar ha solicitado la intervención del SG de la ONU, Ban Ki Mun, para asegurar su protección personal.

Pero sí sabemos lo que podemos hacer nosotros.
El 17 de noviembre de 2009 la Mesa del Congreso ha calificado una iniciativa presentada por el Grupo Parlamentario Mixto (en concreto, la diputada de UPyD, Rosa Díez). Se trata de una Proposición no de Ley para modificar la Ley 40/1975, de 19 de noviembre, sobre descolonización del Sáhara en la que se facultaba al Gobierno incorporando los principios que deberán regir la política exterior del Reino de España en relación con la descolonización del Sáhara Occidental. (162/000522).

Ya sabemos lo que supuso esa ley, la última del franquismo. A partir de ahora, ya no caben ambigüedades. El Grupo Parlamentario Socialista, el grupo parlamentario popular, igual que otros grupos como el de ERC o el nacionalismo vasco tendrán que pronunciarse. Todos tienen que pronunciarse:
¿están o no de acuerdo con la última ley del franquismo?
Yo no.

 

Compartir esta noticia

Enlaces Relacionados

· Más Acerca de Opinión
· Noticias de webmaster10


Noticia más leída sobre Opinión:
RASD-TV

Votos del Artículo

Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

Opciones

Tópicos Asociados

"Tópicos Asociados" | Entrar/Crear Cuenta | 1 Comentario | Buscar Discusión
Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

No se permiten comentarios Anónimos, Regístrate por favor

Re: Sahara-Caso de Haidar : Zapatero ejecuta la última voluntad del franquismo (Puntuación 1)
por Prada el Miércoles, 18 de noviembre de 2009, a las 23:03:51
(Información del Usuario | Enviar un Mensaje) http://http://www.saharalibre.es

Yo tampoco estoy de acuerdo con esa ley




No olvides que todo lo que sea de SaharaLibre.es puedes usarlo en tu web o blog.
Trabajamos por y para el Pueblo Saharaui - No somos nadie.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported.
Esta licencia afecta a toda la web de Saharalibre.es a EXCEPCIÓN DE LAS NOTICIAS E IMÁGENES DEL SEMAFORO, cuyos derechos corresponden a las fuentes citadas en las mismas.