Bienvenido/a a SaharaLibre.es
Bienvenido/a a SaharaLibre.es

El Semáforo de la Historia

Agenda del Sahara

Octubre 2017
  1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
 
Hoy no hay eventos.

Sugerir un evento Sugerir un evento

Login

Nickname

Contraseña

Código de Seguridad: Código de Seguridad
Teclea Código de Seguridad

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

Enlázanos

SaharaLibre.es QR

CUATRO DÍAS HISTÓRICOS PARA EL SÁHARA

Enviado el Sábado, 23 de octubre de 2010, a las 01:36:53
Tema: Derechos Humanos - Enviado por numa
Federación Madrileña de Asociaciones por el Sáhara
Federación Madrileña de Asociaciones por el Sáhara
Derechos Humanos

INFORME DE LOS OBSERVADORES ENVIADOS POR FEMAS AL SÁHARA OCCIDENTAL (28/09 al 1/10 de 2010)

1.- OBJETIVOS

En primer lugar, se trataba de ofrecer con nuestra presencia un regreso tranquilo a los cerca de 30 activistas, de  los ochenta, que regresaban de una conferencia en Argel, la  Conferencia Internacional sobre “El derecho de los pueblos a la resistencia: El caso del pueblo saharaui”, en solidaridad con la resistencia saharaui en los territorios ocupados. También la comprobación “in situ” del cumplimiento de los Derechos Humanos en esta zona ocupada ilegalmente por Marruecos.

En segundo lugar, se llevaba una ayuda económica a los activistas de derechos humanos, consistente en las aportaciones realizadas por las asociaciones pertenecientes a FEMAS (Federación Madrileña de Asociaciones por el Sáhara).

2.-  DESARROLLO

Un grupo de 14 observadores españoles entre los que se encontraba Willy Toledo, junto al consejero de Cooperación del Cabildo de Gran Canaria y presidente de la Federación Estatal de Instituciones Solidarias con el Sáhara (FEDISSAH), Carmelo Ramírez, viajó  a Argelia, y el martes, en su regreso, se unieron a este grupo dos representantes de FEMAS: Luis Vega y José María Haro. Esta delegación de observadores tenía como objetivo fundamental proteger a los activistas saharauis, que participaron en la conferencia internacional de Argel  arriba citada,  en su regreso a sus domicilios en el Aaiún y otras ciudades del Sáhara ocupado por Marruecos.

Hasta El Aaiún llegó un grupo de una treintena de saharauis de los cerca de ochenta que se desplazaron del Sáhara Occidental a Argel para participar en las jornadas, que contaron también con la presencia de una delegación de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) encabezada por el primer ministro.

Los saharauis llegaron de forma escalonada y les acompañamos como escudos humanos, para protegerles, desde el aeropuerto hasta una casa de resistencia, donde eran recibidos por un grupo numeroso de saharauis, acompañados y “protegidos” por los observadores españoles. El proceso de regreso se realizó en tres etapas: primer grupo el martes 28, segundo el miércoles 29 y tercero el jueves  30.

2.1. EL PLAN

El plan propuesto por los organizadores saharauis consistía en concentrar en la casa de un activista saharaui al grupo de bienvenida, consistente en un centenar de saharauis y la mitad de los observadores españoles, mientras otros activistas con observadores se desplazaban al aeropuerto a la espera de la llegada desde Argel, vía Casablanca, de esos grupos.

A la llegada a la casa, muy en goteo, pues la policía los retenía constantemente, los observadores situados en la entrada, entre ellos nosotros, ofrecíamos un pasillo para evitar golpes, vejaciones y detenciones, que es lo que ocurre cuando no hay observadores.

Una vez finalizada su llegada, se celebraba una asamblea, donde los recién llegados, explicaba en resultado de la conferencia y se celebraba con gran alegría su regreso.

2.2. Primer día.

La presencia de observadores internacionales ha sido todo un éxito. Con la presencia de observadores, la sorpresa de la policía marroquí, ese primer día, hizo posible que no hubiera detenciones ni intervenciones muy violentas por parte del numeroso contingente de las fuerzas de ocupación marroquíes que esperaba la llegada de los y las  activistas saharauis.

Al finalizar la “Conferencia Internacional celebrada en Argel, unas 14 personas, en su mayoría españoles asistentes a dicha conferencia, decidieron acompañar en calidad de observadores voluntarios, a los y las 74 activistas saharauis que regresaban al Sáhara Occidental ocupado por Maruecos, al objeto de  garantizar su integridad física y su seguridad durante el viaje de retorno a sus casas en la capital, El Aaiún.

La llegada al Aeropuerto de El Aaiún, se produjo en torno a las 20:30 h. A las 20:45 h. Nos informaron que en el control de pasaportes, los activistas rellenaban las casillas de “destino” y “nacionalidad” en el control de acceso con “Sáhara Occidental” y “Saharauis” sin ser molestados por ello (como sí lo fue Aminetu Haidar, que le costó la expulsión a Lanzarote por la que emprendió la huelga de hambre de 32 días). Sólo a Sultana Haya le requisaron el pasaporte, lo que produjo una retención en la salida de todo el grupo, hasta que Sultana recuperó dicho documento.

Tras un tenso debate con la policía de aduana marroquí de El Aaiún, concretaron que le devolverían el pasaporte a Sultana si accedía a quitarse una pulsera de tela con la bandera Saharaui que llevaba en la muñeca, a lo que Sultana se negó, conminando a los agentes a que se la quitaran ellos. Durante el debate con la policía, se acordó que mientras se solucionaba el asunto de Sultana, la mayor parte del grupo de activistas saharauis y observadores, saliesen a la sala exterior del aeropuerto mientras que los observadores Carmelo Ramírez, Willy Toledo y Nana Afari, se quedaban con Sultana. La policía marroquí ordenaba al grupo que se encontraba en la sala que debería salir del aeropuerto, o de lo contrario sería expulsado a la calle por los antidisturbios, preparados al efecto. Los activistas se negaron a salir, pues en las negociaciones para salir del interior a la sala exterior del aeropuerto, en ningún momento asumieron salir a la calle sin que les acompañara Sultana y el resto de compañeros que estaban dentro.

A la 01:00 h. de la noche, tras serle arrancada violentamente de la muñeca de Sultana la pulsera con la bandera saharaui, le fue devuelto su pasaporte y de nuevo se reunió con todo el grupo que salió desde Argel, al que se unieron 8 nuevos observadores llegados a El Aaiún desde Las Palmas, procedentes de Madrid, Asturias, Valencia, Málaga y Canarias.

Fuera, en la calle, se concentraba un fuerte contingente de fuerzas de la seguridad marroquí, entre antidisturbios, gendarmes de paisano, uniformados y militares, que sumaban más de 200 efectivos que les esperaban.

Ya en la calle y acompañados por familiares y amigos, los activistas fueron regresando a la casa de resistencia sin más incidentes. El encuentro fue en la casa de la familia de Brahim Ismaili, en donde les esperábamos un grupo de seis observadores más para recibirles, y donde las calles que rodean la vivienda estaba sitiada por la policía marroquí.

Finalmente y sobrepasadas 04:00 de la mañana, después de celebrarse una asamblea en la que los activista participantes en la Conferencia expusieron al resto sus conclusiones de la conferencia,  los observadores fueron acomodándose en diferentes casas de los y las activistas saharauis para pasar la noche.

El fuerte despliegue policial y militar en las inmediaciones del aeropuerto y calles de El Aaiún ocupado, mostraba la dimensión de la represión que preveían ejercer las fuerzas de ocupación contra los y las activistas saharauis, aplazada por la presencia de los y las observadores/as internacionales en ese momento.

Hay que resaltar que desde nuestra entrada en el Aaiún hasta nuestro regreso hemos tenido vigilancia y seguimiento las 24 horas del día.

2.3. Segundo día

Se repite la misma práctica y la represión aumenta notablemente respecto al día anterior. No dejan pasar a los observadores a la sala del aeropuerto y los palos y agresiones son más que el día precedente.

Faltaban unos minutos para las 19:30 y casi todos los pasajeros del segundo vuelo que llegaba esta semana a El Aaiún con activistas saharauis estaban fuera. Sólo faltaban dos mujeres, a las que les habían puesto pegas para entrar en su país. En ese momento había varios policías haciendo fotos y tomando vídeos de lo que ocurría. Nosotros hacíamos lo mismo.

Teníamos a los agentes a menos de cuatro metros sin parar de grabarnos, y cuando por fin habían salido todos los saharauis Toledo quiso hacer un vídeo con su móvil y en ese momento, varios policías se le echaron encima, tirándole al suelo, dándole patadas y puñetazos.

Vimos como propinaban una brutal paliza al  activista saharaui Mohamed Mayara, pero un observador se tiró encima de él y entonces dejaron de pegarle.

A uno de los activistas, cuenta el consejero del Cabildo grancanario, "le han pateado la cabeza y lo hemos trasladado en ambulancia a la casa de Mohamed Dadach" –apodado el 'Mandela saharaui' por los años que ha pasado entre rejas.

Observamos que no hay policías uniformados; son  policías de paisano los que pueblan El Aaiún. Son matones sin control, que pegan con garrotes, escupen y lanzan piedras y huevos.

Mohamed Mayara ha tenido que ser atendido en el hospital tras recibir diferentes golpes en su cara por parte de la policía marroquí, causándole la rotura de la nariz. Sultana Haya fue tirada al suelo y retenida por cuatro policías al tiempo que le inyectaba una sustancia paralizante en su pie izquierdo. Hasta el momento no sabemos que producto han utilizada, la pierna la tiene hinchada, la zona izquierda del cuerpo dormida y manifiesta accesos de fiebre. Otra mujer saharaui está en el mismo estado.

Algunos observadores internacionales también fueron agredidos. Maite Lorenzo y Carmelo Ramirez, fueron agarrados con la intención de ser retenidos en un coche policial cuando intentaron reaccionar ante la policía marroquí, ya que ésta se ensañaba a golpes con el actor Willy Toledo mientras éste estaba en el suelo. José Morales fue golpeado en la cara rompiéndosele a consecuencia sus gafas.

La llegada de los activistas saharauis a la casa de Sidi Mohamed Daddach se produjo en un ambiente de tensión e intimidación, acompañado de empujones, escupitajos, insultos, lanzamiento de huevos, piedras y patadas.

"Todavía me tiemblan las piernas" explicó Juan Vicente Luz para narrar el miedo que pasó cuando varios agentes de la policía marroquí de paisano la emprendieron a "patadas y empujones" con los activistas saharauis y con varios observadores internacionales, entre los que se encontraban el propio Luz y Carmen Carvajal, la otra valenciana que también sufrió los golpes de las fuerzas de seguridad del país africano.

La policía marroquí nos grabó, nos hizo fotos, nos empujó y nos provocó. Uno de los que suscribe, Luis Vega, recibió un fuerte rodillazo que iba dirigido a la entrepierna y que salvó poniendo la rodilla.

Los barrios donde viven los activistas saharauis están tomados por tanquetas de la policía. Durante los paseos y pernoctación en una casa de activistas estuvimos vigilados toda la noche por una pareja de policías.

Pese a la tensión que viven los territorios ocupados, los saharauis han perdido el miedo y salen a la calle con sus banderas y cánticos.

Por su parte, Lola Claramunt presidenta de Fasps, incidió en que van a continuar con la observación en el Sáhara "hasta que la comunidad internacional tome medidas" ante la vulneración de derechos humanos. "El mundo cierra los ojos" y "tenemos que mostrar lo que ocurre", dijo.

2.4. Tercer día

La delegación de FEMAS era portadora de una cantidad destinada a apoyar a los activistas saharauis de derechos humanos.

Habiendo tomado contacto con el alto responsable saharaui que nos había indicado el delegado del Frente Polisario en Madrid, acudimos a su casa por la mañana para hacerle entrega de la cantidad de 1970 euros, que habían reunido las asociaciones pertenecientes a FEMAS. De acuerdo con las instrucciones recibidas, le indicamos que dicha cantidad debería entregarse a Rabia Frigaui, la mujer saharaui que había sufrido una parálisis parcial a consecuencia de los golpes que le había propinado la policía algún tiempo antes y que precisaba urgente atención médica.

Ese día, la policía, cada vez más agresiva, detuvo a un pastor saharaui cuando se acercaba hasta la casa de resistencia para incorporarse, según nos manifestaron dos altos representantes del Frente Polisario, cuando comíamos en su casa. Hasta el momento se desconoce su paradero y nadie, ni la familia tiene noticias de él.

Cuando nosotros, los representantes de Madrid, José María Haro y Luis Vega, nos acercábamos a la casa de resistencia prevista para ese día, en compañía de los dos altos responsables del Frente Polisario, con el único objetivo de incorporarnos a la observación, al llegar a unos 100 metros de la casa, pudimos ver cómo la gente huía en desbandada, pues los policías, siempre de paisano, con garrotes y piedras, que arrojaban a la gente, salían en su persecución. Un saharaui (Hassan Daha, según pudimos saber después) se encontraba inconsciente en el suelo, a la puerta de la casa, arropado por un par de mujeres que gritaban desesperadas a los policías. Cuando Luis Vega fotografiaba esta situación para tener, como observador, constancia de esa agresión, cuatro o cinco policías de paisanos con garrotes y piedras se le arrojaron encima arrancándole de las manos la cámara y golpeándole en el cuerpo, produciéndole un hematoma en el ojo. A pesar de dar parte, una vez que, temporalmente, se calmó la situación, a un oficial que sí vestía de uniforme, del robo de la cámara, (y, lo que es peor, de la tarjeta) ésta nunca apareció. A las 19 horas (hora local de El Aaiún), el tercer grupo de diecinueve activistas saharauis que regresaban de Argel, después de participar en la Conferencia Internacional sobre el Sáhara a la que fueron invitados junto a otros cincuenta y tres activistas más, llegaron provenientes de Casablanca, a la ciudad ocupada de El Aaiún.

Un grupo de observadores se desplazó al aeropuerto para recibirlos mientras otros aguardan en la vivienda de Lemjeyied, en la calle Skeikima, en donde se espera poder celebrar la recepción de bienvenida, tal y como se ha hecho en estos días pasados.

Ante la inminente llegada de este último grupo, amigos y familiares se han reunido dentro y fuera de la vivienda de recepción, pero la policía marroquí no ha hecho esperar su violenta respuesta agrediendo al citado  Hassan Daha, al que le han fracturado un brazo. También Sultana Haya ha sido nuevamente golpeada fuera de la casa de Sidahmed Lemjayed, Presidente del Comité de Recursos Naturales, en la misma calle.

Recordemos que un grupo de siete activistas saharauis que había viajado desde El Aaiún (Sáhara Occidental) a los campamentos de refugiados de Tinduf (Argelia) había sido  detenido anteriormente  nada más aterrizar en el aeropuerto de Casablanca, según fuentes oficiales de Marruecos y según las ONG de los propios arrestados. Fueron interrogados antes de pasar a disposición de los tribunales.

Según las autoridades del país magrebí, estos activistas "habían contactado con partes hostiles a Marruecos, atentando de esa forma a los intereses superiores de la nación", en referencia a sus encuentros con líderes del Frente Polisario, según un comunicado hecho público por la agencia Map.

La visita, la primera de este tipo que se organizaba, levantó una enorme polvareda mediática y política en el país. Los siete, además de militar en organizaciones de defensa de los Derechos Humanos, son favorables a la independencia de la ex colonia española, se oponen a la presencia marroquí en el territorio en disputa y suman numerosas detenciones y encarcelamientos bajo el gobierno de Rabat.

El avión aterrizó a las 13.27 horas. “Nos dijeron que había coches de Policía en los alrededores del aparato, pero desde entonces no hemos podido hablar con ellos", explica desde El Aaiún Elghalia Djimi, vicepresidenta de la Asociación de Saharaui de Víctimas de Violaciones Graves Cometidas por el Estado Marroquí (ASVDH).

3.- El Triunfo

En la tarde del jueves día 30, durante horas se nos impidió el paso a los representantes de FEMAS, pues debido a la carga policial y el robo de la cámara nos habíamos quedados aislado en la calle. Entre otras presiones, en un momento, nos rodearon por ambos lados una veintena de policías de paisano. Al frente, por primera vez, policías antidisturbios y a su lado, según nos decían las mujeres saharauis que acudieron a protegernos, “hombres marroquíes esperando la fiesta de la sangre”. Así permanecimos casi dos horas. Por suerte, dos españoles a los que algunos saharauis les informaron del peligro, salieron a nuestro encuentro y conseguimos entrar en la casa de la reunión con ellos.

El Frente Polisario, después de las agresiones a un centenar de activistas saharauis propuso la participación de una protesta silenciosa, con la boca tapada con esparadrapo, una actitud que dejó a la policía desconcertada. Los observadores arropábamos a los activistas sin intervenir. Era un nuevo método de lucha que ha dado resultado, pues fue un silencio conmovedor que duró unos 30 minutos. Un centenar de saharauis en el suelo, cortando la calle y en silencio con la boca tapada. Mientras tanto, un líder en voz alta denunciaba  las tropelías que se cometen con ellos y gritaba consignas de lucha, ante el desconcierto de la policía de paisano. Ante el peligro de que "los matones de la policía marroquí" cargaran contra ellos, los activistas, concluida la protesta, se disolvieron para evitar represalias.

A nuestro juicio se trata de un "triunfo", tanto la manifestación silenciosa, como conseguir que 73 activistas saharauis, a su regreso de Argel, entraran en El Aaiún poniendo en su tarjeta de entrada que eran de nacionalidad saharaui y sin las graves represalias que en otros momentos han soportado. Es la victoria más grande que han cosechado en estos días.

Parte del grupo de observadores extranjeros se quedará unos días más por el Sáhara Occidental para "acompañar" a algunos de los saharauis que han viajado a Argel y que han organizado una caravana por todas las ciudades saharauis para informar de su experiencia.

Finalmente, el viernes 1 de octubre, un grupo de observadores procedente de El Aaiún, entre los que se encontraban Willy Toledo y Carmelo Ramírez, a su llegada al aeropuerto de Las Palmas fueron recibidos con gritos de apoyo y banderas por miembros de la asociación de solidaridad local, encabezados por la misma Aminetu Haidar y su abogada Inés Miranda.

4.- COMENTARIOS

Gran parte de los observadores abandonamos, con un sabor agridulce el Aaiún este viernes 1 de octubre de regreso a España. Agrio por el "miedo" que hemos experimentado estas tres tardes-noches en el aeropuerto de la capital del Sáhara Occidental y ante las casas de acogida; el "miedo" que se puede sentir "ante decenas de policías energúmenos". Preocupación por lo que pueda ocurrir a los saharauis, una vez que no estemos presentes los observadores. Dulce porque estamos seguros de que se ha producido un salto cualitativo en la lucha del pueblo saharaui en los territorios ocupados.

Los observadores, en distinto comunicados, hemos denunciado el "abandono total" por parte del Gobierno central del que han sido objeto al menos 16 observadores españoles de los derechos humanos desplazados a El Aaiún para custodiar a 74 activistas saharauis en su regreso desde Argel.

La primera comunicación que tuvimos los observadores con el Gobierno de España fue la noche en que fueron agredidos por la policía marroquí y fue con el administrador de la Casa de España en Marruecos, Mariano Collado, quien nos advirtió de que la policía marroquí nos iba a "partir la cara".

En esta tesitura, Willy Toledo más tarde habló con una persona del gabinete del ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, que le aseguró que contaban con el apoyo "incondicional" del Ejecutivo aunque no estaban en disposición de "mandarles tres F16 para protegerles".

Cuando llevamos 72 horas corriendo peligro sin haber cometido ningún delito en el Sáhara Occidental nos parece una vergüenza el abandono total del Gobierno español. Además hemos reiterado que el Ejecutivo marroquí sume a los saharauis en el "terror y eso se llama terrorismo".

Desde esta premisa, opinamos que los países que no hacen nada al respecto son "cómplices y colaboradores necesarios del terrorismo de Estado que Marruecos ejerce contra los hermanos y hermanas saharauis".

Madrid, a 6 de octubre de 2010
Fdo.: Luis Vega y José Mª Haro


Fuente: SáharaLibre.es

Compartir esta noticia

Enlaces Relacionados

· Más Acerca de Derechos Humanos
· Noticias de numa


Noticia más leída sobre Derechos Humanos:
SITUACIÓN EN LAS UNIVERSIDADES

Votos del Artículo

Puntuación Promedio: 5
votos: 1


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

Opciones

Tópicos Asociados

Derechos Humanos
"Tópicos Asociados" | Entrar/Crear Cuenta | 0 Comentarios
Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

No se permiten comentarios Anónimos, Regístrate por favor
No olvides que todo lo que sea de SaharaLibre.es puedes usarlo en tu web o blog.
Trabajamos por y para el Pueblo Saharaui - No somos nadie.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported.
Esta licencia afecta a toda la web de Saharalibre.es a EXCEPCIÓN DE LAS NOTICIAS E IMÁGENES DEL SEMAFORO, cuyos derechos corresponden a las fuentes citadas en las mismas.