Bienvenido/a a SaharaLibre.es
Bienvenido/a a SaharaLibre.es

El Semáforo de la Historia

Agenda del Sahara

Octubre 2017
  1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
 
Hoy no hay eventos.

Sugerir un evento Sugerir un evento

Login

Nickname

Contraseña

Código de Seguridad: Código de Seguridad
Teclea Código de Seguridad

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

Enlázanos

SaharaLibre.es QR

Nihil novum sub sole. Ceuta y Melilla. Autonomía del Sahara.

Contribución de Luislexis el Sábado, 09 de octubre de 2010, a las 21:55:52


Tema: Opinión - Enviado por Luislexis
Opinión

Luis de Carlos Calderón 

Nada nuevo bajo el sol (Eclesiastés, 1,3). Cada vez que, al Sultán de Marruecos cual corifeo del Majzen, se le da un toque de atención con respecto al Sahara o recibe una advertencia contraria a sus intereses, inmediatamente utiliza un arma estratégica y otra disuasoria. La primera consiste en sacar a colación viejas ideas con el título de nuevas. Así sucede con el ofrecimiento de una indefinida autonomía para el Sahara, calificada con la misma indefinición de “amplia”, acompañado de un eco desmesurado en los medios informativos de todo el mundo si tenemos en cuenta el olvido, fruto del alzhéimer colectivo, de los viejos y repetidos titulares que duermen en las hemerotecas. Si el problema saharaui, desde la falsaria posición marroquí, lo suscita España entonces se hace uso del arma disuasoria con la reivindicación de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. En semanas pasadas, hemos sido testigos de estas actuaciones de la autoridad alauita. No ha cambiado, en este aspecto, nada entre las políticas de Hassan II y las propiciadas por Mohamed VI.

Recordemos los tiempos en los que la política diplomática española en la ONU, conducida por el Sr. Piniés, era, todavía, clara con respecto a los derechos del pueblo saharaui. En los foros internacionales los representantes de Marruecos se enfrentaban a los diplomáticos españoles de una forma que se calificó, en aquel entonces, de mentirosa y cínica. Mientras esto sucedía, en abril de 1975, Hassan II enviaba a Argel a tres de sus más importantes colaboradores, Bucetta, Basri y Guedira, a entrevistarse con representantes saharauis del FP proponiendo, hace 35 años, una autonomía para el Sahara dentro de la soberanía marroquí que, lógicamente, fue rechazada por no ser camino para la independencia ni de fiar la palabra de un hombre que preside un sistema basado en la mentira constante y el engaño permanente. Pues bien, en ese mismo año, finales de enero, los representantes marroquíes piden en la ONU la inclusión de Ceuta y Melilla como territorios a descolonizar.

Demos un salto en el tiempo, para no extendernos excesivamente, de algo más de una década. El 22 de noviembre de 1988, en la 59ª sesión plenaria de la Asamblea General de la ONU, una vez más se “Reafirma que la cuestión del Sahara Occidental es un problema de descolonización que debe resolverse me¬diante el ejercicio por el pueblo del Sahara Occidental, de su derecho inalienable a la libre determinación y a la inde¬pendencia”. España vota a favor de la resolución. Una semana después, el 29 del mismo mes, Marruecos anuncia la suspensión del viaje, previsto por Hassan II a España para esas fechas, como respuesta a la posición española. Paralelamente, se reanudan las intermitentes reivindicaciones de Ceuta y Melilla por parte de la prensa oficial de Marruecos. Casi un mes después, el 4 de enero de 1989, Hassan recibe una delegación del Frente Polisario y le ofrece una “amplia autonomía” al Sahara. De esta manera, siguiendo la estela de su padre con idénticos argumentos, en septiembre del 2001, Mohamed VI se jactaba, en Le Figaro, de haber resuelto el problema del Sahara “que nos ha envenenado durante 25 años”.

Esta táctica tiene su repercusión en los organismos internacionales y entre algunos saharauis, vencidos por un cansancio que les impide descubrir otra de las ya infinitas mentiras del Majzen. Baker reconoció que su primer plan “autonómico” era de inspiración marroquí. Otro enviado de la ONU, Peter van Walsum, en octubre de 2005 fue recibido por el Gobierno de Marruecos quedando convencido por la propuesta de una autonomía, triunfando así la aceptación de los hechos consumados.

Cada cierto tiempo, con machacona insistencia, se vuelve a reiterar, la misma solución autonómica para resolver la situación generada por la invasión marroquí, y, para disuadir a España de una intervención favorable al Sahara, el correspondiente ataque a la soberanía española en territorios africanos. Así, en enero de este año 2010, recomienza con fuerza la propaganda marroquí, dirigida urbi et orbe. No hay mes que no aparezca la consabida autonomía. Pero, es en agosto cuando el Sultán asegura que la propuesta marroquí de autonomía para el Sahara Occidental, cuenta con un creciente apoyo internacional, dentro de un proceso de regionalización en Marruecos en torno a un modelo puramente marroquí que, en el año 2011, surgirá como la gran aportación a la historia de Mohamed VI ¡para temblar! Igualmente que en el pasado, se presiona a España con reivindicaciones de Ceuta y Melilla y la creación de conflictos en las fronteras españolas de África.

Las autonomías, como descentralización administrativa, tienen sentido en naciones antiguas cuyas regiones llevan siglos de convivencia. También, en naciones jóvenes, que, contra natura, nacieron con una mezcla poblaciones y creencias muy distintas, como paso previo a un proceso de autodeterminación. Nunca han tenido éxito cuando se pretende someter a una soberanía extranjera a todo un pueblo que reclama su independencia, excepto con una represión brutal como la ejercida por China con el Tibet. En las propuestas que, desde 1975, está realizando la casa sultánica alauita sólo se haya una trampa por una sencilla razón porque para el Sultán anexión y autonomía son términos sinónimos.

Si, en el pasado, se hubiese cedido a las citadas propuestas autonómicas, hoy los saharauis perseguidos en Marruecos se contarían por centenares de miles y las rebeliones de aquellos contra el poder extranjero constantes. Si se aceptan, en el futuro, los resultados serán idénticos. Indirectamente, con esta oferta, se reconoce que el pueblo saharaui no es el mismo que el marroquí pero al tiempo se pretende anular, definitivamente, las posibilidades de independencia.

En el año 2005, a Sudán del Sur se le concede una autonomía; en enero del 2011, se celebrará el referéndum para su independencia. Después de 50 años de enfrentamientos y dos millones de muertos, precio que ha costado este proceso, para llegar a un final que podría haberse adelantado muchos años, preguntamos: ¿Pretende un resultado parecido el Sultán de Marruecos empeñado en no reconocer que los saharauis no desean ser marroquíes?

Compartir esta noticia

Enlaces Relacionados

· Más Acerca de Opinión
· Noticias de webmaster10


Noticia más leída sobre Opinión:
RASD-TV

Votos del Artículo

Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

Opciones

Tópicos Asociados

Opinión
"Tópicos Asociados" | Entrar/Crear Cuenta | 0 Comentarios
Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

No se permiten comentarios Anónimos, Regístrate por favor
No olvides que todo lo que sea de SaharaLibre.es puedes usarlo en tu web o blog.
Trabajamos por y para el Pueblo Saharaui - No somos nadie.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported.
Esta licencia afecta a toda la web de Saharalibre.es a EXCEPCIÓN DE LAS NOTICIAS E IMÁGENES DEL SEMAFORO, cuyos derechos corresponden a las fuentes citadas en las mismas.