Bienvenido/a a SaharaLibre.es
Bienvenido/a a SaharaLibre.es

El Semáforo de la Historia

Agenda del Sahara

Octubre 2017
  1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
 
Hoy no hay eventos.

Sugerir un evento Sugerir un evento

Login

Nickname

Contraseña

Código de Seguridad: Código de Seguridad
Teclea Código de Seguridad

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

Enlázanos

SaharaLibre.es QR

Entrevistas: SOTO-TRILLO Y EL CONFLICTO DEL SAHARA

Enviado el Jueves, 02 de septiembre de 2010, a las 20:32:47
Tema: Opinión - Enviado por webmaster10
Opinión

Eduardo Soto-Trillo es abogado experto en derecho internacional humanitario. Trabaja en países en conflicto o post conflicto. Acaba de terminar su tercer libro, “Viaje al abandono”, una revisión de la historia y una investigación sobre la actual situación del Sáhara. Tras los recientes incidentes en Melilla y en el El Aaiún, aún bajo el efecto que ha causado la reacción del gobierno español, – que zanja problemas en un claro apoyo al gobierno marroquí y resta credibilidad a la versión de los españoles agredidos-, hemos querido conocer sus opiniones.

Entrevista de Coché Echarrén a Eduardo Soto-Trillo para GEA PHOTOWORDS

Las agresiones contra los activistas españoles son solo una pequeña muestra de lo que se vive en el Sahara”.¿Cual es su visión de la postura de España con el problema del Sáhara?

Desde la llegada de Rodríguez Zapatero, existe un cambio importante en la tradicional pasividad de los gobiernos españoles ante el conflicto. Tradicionalmente, al menos de cara a la galería, todos habían defendido el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui. Sin embargo, el gobierno actual rompe esta posición de consenso de todos los grupos políticos y, a través de una nueva política basada en la ambigüedad y en el apoyo solapado al plan de autonomía marroquí, pretende la claudicación del Frente Polisario, el legitimo representante del pueblo saharaui. Todo ello sin asumir que nominalmente España sigue siendo legalmente la potencia administradora del territorio según la propia ONU y por tanto la máxima responsable de su descolonización, aunque haya hecho dejación de todas estas responsabilidades desde su abandono del territorio.

Ha realizado una extensa labor de investigación para escribir un libro sobre el Sáhara, ¿qué encontró en el camino?

Lo primero que me encontré fue un misterio que en realidad explica todo lo que ha sucedido y sigue sucediendo actualmente en el Sáhara Occidental: que los intereses internacionales han determinado siempre su futuro. El hecho de que la muerte del almirante Carrero Blanco, -vicepresidente de gobierno de Franco, a manos de ETA en 1973-, pudo estar relacionada con el futuro de la entonces colonia española, a través del posible vínculo de la banda terrorista con la CIA y con Kissinger, demuestra que la autodeterminación de este territorio ha estado sometida en todo momento a las necesidades políticas y económicas de los Estados Unidos en primer lugar, y en menor medida, de Francia, la potencia protectora de Marruecos, frente a un papel meramente pasivo de España.

- Mi libro entre otras cosas relata la hipocresía de toda la clase política en torno al conflicto del Sáhara, porque, eso sí, ellos nunca perderían la oportunidad de hacerse una foto rodeados de desesperados refugiados saharauis. Por otra parte, el retrato que hago de la ocupación marroquí del territorio, que pude recorrer libremente precisamente por ir acompañado por un importante saharaui, antiguo polisario ahora vendido al rey Mohammed,  es difícil de tragar. Ellos siguen empeñados en no querer perturbar el régimen corrupto que gobierna a los pobres marroquíes y así evitar que éstos caigan en las redes del fundamentalismo islámico. Pero la bomba social de Marruecos no tardará en estallar.

¿Cómo describiría la situación actual en el territorio saharaui?

La situación en el Sáhara ocupado por Marruecos es extremadamente difícil para la población autóctona. Los derechos fundamentales de aquellos saharauis que se oponen a la presencia marroquí son sistemáticamente vulnerados, las libertades individuales desaparecen para todo aquel que cuestione la ocupación y defienda la autodeterminación del territorio como exige el Derecho Internacional. El reciente intento de expulsión de la activista Aminetu Haidar o las agresiones contra los activistas españoles cometidas por la policía marroquí esta semana son sólo una pequeña muestra de lo que diariamente se vive en el antiguo Sáhara español. Al mismo tiempo, más de 150,000 saharauis viven refugiados en el sur de Argelia bajo condiciones extremas por su negativa a aceptar la ocupación de su tierra.

-En general, en política internacional, ¿se puede decir que lo que nos llega a través de los medios se corresponde con la realidad?

Los gobiernos de todos los países intentan someter a los medios a sus intereses en la esfera internacional en aquellos temas que pueden debilitar su posición a nivel interno. Buena prueba de ello hoy es la situación en Afganistán, donde es muy difícil saber, a través de los medios tradicionales, lo que realmente está sucediendo allí. Se intenta controlar todo el flujo informativo para no perjudicar la imagen oficial de una intervención puntual en defensa de la democracia y los derechos humanos. Sin embargo, gracias a Internet, y a páginas como “wikileaks”, ahora sabemos que la realidad sobre el terreno es otra: se trata de una guerra total entre las potencias occidentales y un pueblo tribal, atrasado y brutal que no acepta ser ocupado. Todo ello nos puede llevar a cuestionar por posible manipulación cualquier noticia que aparezca en los medios que se refiera a este conflicto.

¿A qué dificultades se enfrenta hoy día el derecho internacional?

La mayor dificultad a la que se enfrenta en nuestros días el Derecho Internacional para verse respetado por toda la comunidad internacional es que aquellos que más deberían defenderlo, como son las cinco potencias permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU – EEUU, Rusia, China, Francia y Reino Unido – no lo respetan y lo supeditan a sus propios intereses. Un ejemplo claro de ello son las resoluciones del Consejo de Seguridad sobre el conflicto de Oriente Medio y la ocupación israelí de los territorios palestinos, que niegan sistemáticamente toda condena a Israel… o las que tratan el tema del Sáhara Occidental.

Entrevista realizada por COCHÉ ECHARREN, periodista y escritora (Enganchadas, Plaza y Janés) y autora de relatos breves (Cuentos Republicanos o Lo que los hombres no saben -ambos de MR-).

Eduardo Soto-Trillo (1972) es abogado internacional experto en derechos humanos. Tiene una amplia experiencia en conflictos internacionales ( Kosovo, Colombia, Ruanda, Macedonia, Timor Oriental…). Es autor de cortometrajes y de tres libros: “Voces sin Voz” (Intermedio, 2002) en el que relata su experiencia en Colombia, “Los olvidados” (Foca Akal, 2005) sobre la situación de Guinea Ecuatorial y “Viaje al abandono”, aún no publicado, una investigación sobre el conflicto del Sáhara.


Fuente: geaphotowords

Compartir esta noticia

Enlaces Relacionados

· Más Acerca de Opinión
· Noticias de webmaster10


Noticia más leída sobre Opinión:
RASD-TV

Votos del Artículo

Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

Opciones

Tópicos Asociados

Opinión
"Tópicos Asociados" | Entrar/Crear Cuenta | 0 Comentarios
Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

No se permiten comentarios Anónimos, Regístrate por favor
No olvides que todo lo que sea de SaharaLibre.es puedes usarlo en tu web o blog.
Trabajamos por y para el Pueblo Saharaui - No somos nadie.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported.
Esta licencia afecta a toda la web de Saharalibre.es a EXCEPCIÓN DE LAS NOTICIAS E IMÁGENES DEL SEMAFORO, cuyos derechos corresponden a las fuentes citadas en las mismas.