Bienvenido/a a SaharaLibre.es
Bienvenido/a a SaharaLibre.es

El Semáforo de la Historia

Agenda del Sahara

Octubre 2017
  1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
 
Hoy no hay eventos.

Sugerir un evento Sugerir un evento

Login

Nickname

Contraseña

Código de Seguridad: Código de Seguridad
Teclea Código de Seguridad

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

Enlázanos

SaharaLibre.es QR

AUMENTA LA TENSIÓN: Marruecos presiona a España para que mueva ficha en el Sáhara

Enviado el Martes, 17 de agosto de 2010, a las 02:13:36
Tema: España - Enviado por numa
Toro con bandera saharaui
Toro con bandera saharaui
España

Marruecos ha optado, desde hace unas semanas, por la "diplomacia de la tensión" para obligar a España a "aceptar sus responsabilidades en la descolonización incompleta del Sáhara.

Las relaciones entre España y Marruecos atraviesan su peor momento desde la “guerra de Perejil” en 2002. Los esfuerzos hechos por el gobierno de Rodríguez Zapatero desde 2004 no han satisfecho las expectativas de Rabat. La monarquía alauita quiere que “de una vez por todas” España acepte sus responsabilidades en la descolonización incompleta del Sáhara. Las tergiversaciones del Ejecutivo español han empujado a Rabat a utilizar “la diplomacia de la tensión”.


“La solución del conflicto del Sáhara está en España”, afirmó a este periodista quien fuera durante 30 años el brazo derecho del anterior monarca Hassan II, Dris Basri. El entonces ministro del Interior y cabeza visible del Majzén centralizó durante un cuarto de siglo el expediente de la ex colonia española. Todos los actuales responsables de la seguridad interna marroquí y el círculo más allegado al rey Mohamed VI fueron sus “discípulos”. Los compañeros del Colegio real en el que Sidi Mohamed y su hermano Mulay Rachid cursaron sus estudios pasaron todos ellos por el ministerio del Interior, donde Dris Basri les enseñó “el Marruecos real”.

 

Los círculos dirigentes marroquíes siguen pensando como entonces: la solución del conflicto del Sáhara Occidental pasa por España. Según han comentado a El Imparcial fuentes marroquíes que manejan el expediente, España tiene suficientes archivos históricos, civiles y militares en los que se documentan fehacientemente las relaciones que las tribus del Sáhara mantuvieron en el pasado con el sultán marroquí. “El gobierno español no ha querido nunca aceptar sus responsabilidades y sacar a la luz la verdadera historia de la colonización y de la descolonización incompleta del Sáhara”, afirman.

 

Según los responsables marroquíes, todos los gobiernos desde la Transición política, presididos por Felipe González, Jose María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero, se han amparado en una posición “de apoyo a las Naciones Unidas” para eludir su responsabilidad. Durante tres decenios el régimen de Rabat creyó que llegaría a convencer a España de que se volcase en la solución del conflicto, llegando a veces a utilizar la presión directa de la pesca, de las “pateras” o del hachís, pero no lo consiguió. “Los gobiernos de Madrid declaraban una cosa y hacían otra, apoyaban la “legalidad internacional” y por debajo alimentaban, sostenían y financiaban al Frente Polisario”, se considera en Rabat.

 

La excusa, dicen los analistas marroquíes de las relaciones bilaterales, era que el Gobierno español no puede imponer sus criterios a la sociedad civil, a las asociaciones de apoyo al pueblo saharaui, a los Ayuntamientos, ni a las Comunidades Autónomas. “Pues bien, Marruecos va a hacer lo mismo: dejar que la sociedad civil exprese su descontento por la ocupación de Ceuta y Melilla por el trato a los inmigrantes, por los problemas fronterizos”. Es el pago con la misma moneda, se estima en la capital marroquí.

 

“Las conversaciones entre los reyes de Marruecos y de España son importantes pero nunca resolverán el problema de fondo mientras España no asuma que debe desempolvar el expediente del Sáhara”, afirman.

 

La diplomacia argelina es muy activa en este conflicto. “Siempre es uno de los puntos clave de las discusiones del presidente Buteflika con los jefes de Estado extranjeros, incluido el rey de España y el Presidente Zapatero”, afirman fuentes políticas.

Marruecos quiere que España entre de lleno en la solución y pase de “observador imparcial” a “protagonista activo”. Al fin y al cabo se trata de completar una descolonización mal hecha. “Si Madrid da muestras de querer asumir sus responsabilidades, la tensión fronteriza se disipará como nube de verano”, concluyen.



Nota:

* Diplomacia de la tensión, más conocida como la diplomacia del chantaje a España.

Manejando la documentación aportada por España, el 16 de octubre de 1975 se produce el Fallo del Tribunal Internacional de Justicia de La Haya, que condena las pretensiones de Mauritania y Marruecos sobre el territorio del Sáhara, diciendo: [...] el Sáhara Occidental no tiene lazos de soberanía con Marruecos o Mauritania. Debe aplicarse, por tanto, el derecho de autodeterminación [...].
¿Será capaz Marruecos de asumirlo alguna vez?
* Nota de SáharaLibre.es


Fuente: Pedro Canales / El Imparcial

Compartir esta noticia

Votos del Artículo

Puntuación Promedio: 4.66
votos: 3


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

Opciones

Tópicos Asociados

España
"Tópicos Asociados" | Entrar/Crear Cuenta | 0 Comentarios
Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

No se permiten comentarios Anónimos, Regístrate por favor
No olvides que todo lo que sea de SaharaLibre.es puedes usarlo en tu web o blog.
Trabajamos por y para el Pueblo Saharaui - No somos nadie.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported.
Esta licencia afecta a toda la web de Saharalibre.es a EXCEPCIÓN DE LAS NOTICIAS E IMÁGENES DEL SEMAFORO, cuyos derechos corresponden a las fuentes citadas en las mismas.