Bienvenido/a a SaharaLibre.es
Bienvenido/a a SaharaLibre.es

El Semáforo de la Historia

Agenda del Sahara

Octubre 2017
  1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
 
Hoy no hay eventos.

Sugerir un evento Sugerir un evento

Login

Nickname

Contraseña

Código de Seguridad: Código de Seguridad
Teclea Código de Seguridad

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

Enlázanos

SaharaLibre.es QR

Noticias: Smara, la ciudad sellada

Enviado el Lunes, 28 de diciembre de 2009, a las 12:02:41
Tema: Derechos Humanos - Enviado por prada
Derechos Humanos

Fuente: La voz de Asturias

Tras el regreso de Aminetu Haidar, soldados marroquís controlan cada rincón de esta población del Sáhara Occidental " Vivimos en una cárcel!", denuncia un activista.

Cuatro controles de policía convierten los 132 kilómetros que separan El Aaiún, la capital del Sáhara Occidental, de la ciudad de Smara en más de tres horas. La carretera, que construyó España en la época colonial, tampoco ayuda: pasa de rectas a curvas en un santiamén. Las autoridades de Smara, alzada en mitad del desierto, levantan la voz de alarma ante la presencia de periodistas en la ciudad, principal bastión de la resistencia pacífica saharaui. " Por qué venís aquí? No hay nada que hacer y todo está muy tranquilo", dice a esta periodista un comisario de policía. Tras una hora de tensión a los pies del control, el agente indica que se puede entrar en la blindada ciudad, donde se ha redoblado la vigilancia tras el regreso de la madre saharaui, Aminetu Haidar.

Tras el regreso de Aminetu Haidar, soldados marroquís controlan cada rincón de esta población del Sáhara Occidental " Vivimos en una cárcel!", denuncia un activista.


Cuatro controles de policía convierten los 132 kilómetros que separan El Aaiún, la capital del Sáhara Occidental, de la ciudad de Smara en más de tres horas. La carretera, que construyó España en la época colonial, tampoco ayuda: pasa de rectas a curvas en un santiamén. Las autoridades de Smara, alzada en mitad del desierto, levantan la voz de alarma ante la presencia de periodistas en la ciudad, principal bastión de la resistencia pacífica saharaui. " Por qué venís aquí? No hay nada que hacer y todo está muy tranquilo", dice a esta periodista un comisario de policía. Tras una hora de tensión a los pies del control, el agente indica que se puede entrar en la blindada ciudad, donde se ha redoblado la vigilancia tras el regreso de la madre saharaui, Aminetu Haidar.

"Sin autorización no podéis visitar a ningún activista", advierte otro policía vestido de paisano. Le acompañan tres hombres más. Sus miradas lo dicen todo. Los periodistas molestan. En la ciudad, la férrea vigilancia se convierte en una comitiva de una veintena de agentes. Los barrios de saharauis son fácilmente visibles. Vehículos militares amontonados en las esquinas al acecho de cualquier osadía independentista. Pintadas en las paredes con las siglas de la República Arabe Saharaui Democrática. Manchas de cemento marroquí en los muros de las viviendas intentan borrar los trazos de la bandera del Polisario. En la calle, silencio sepulcral. Los saharauis no se arriesgan a salir. "Hay mucho miedo a manifestarse. Desde que regresó Haidar, la situación ha empeorado bastante", afirma por vía telefónica M. Abdelahi, defensor de los derechos de los presos.

Los activistas no pueden exponerse a la prensa ante la creciente represión. Aun así, Abdelahi moviliza a todo su entorno para organizar una cita con saharauis en una zona desértica. A última hora se cancela porque los teléfonos han sido intervenidos. "No podemos. Se han enterado y nos han dicho que han mandado un dispositivo a ese lugar", comenta. La indignación de Abdelahi y del resto de sus camaradas es notoria: " Vivimos en una cárcel!", grita desesperado.

Smara fue la primera ciudad del desierto que mandó construir el sultán azul, Ma el Ainin, pero ya nadie se acuerda de él. El Estado marroquí se ha esforzado en borrar la memoria del pueblo saharaui. Sobre todo la de Smara, que fue la cuna de la resistencia más dura (aquí nació el Polisario). Esta ciudad, levantada piedra a piedra, se está marchitando.

Población replegada

Solo hay ruina. Basta con una rápida mirada para comprobar la frustración de dos pueblos enfrentados. La población saharaui, replegada en su casa ante la amenaza del régimen; y el colectivo marroquí, sin perspectivas en una ciudad convertida en base militar. "Esta es una zona política y punto", espeta el director de un hotel.

Grupos de tres o cuatro soldados patrullan las calles noche y día desde que Haidar fue expulsada. Han detenido a cuatro jóvenes saharauis por reemplazar la bandera marroquí de un colegio por la del Frente Polisario. Las nuevas generaciones tienen cada vez más difícil desafiar al Ejército. Aun así, los 5.000 saharauis de Smara conocen cómo alimentar la lucha independentista: internet.

Aquí vuelcan su rabia contra las violaciones de derechos humanos, la discriminación y el abandono. Ponen voz a los saharauis que reclaman la autodeterminación y difunden fotos de las víctimas. La última, Manna Labehi. Tiene 14 años y está en paradero desconocido desde febrero. De los cerca de 600 desaparecidos desde que Marruecos se anexionó el Sáhara, 220 son de Smara.

Compartir esta noticia

Enlaces Relacionados

· Más Acerca de Derechos Humanos
· Noticias de prada


Noticia más leída sobre Derechos Humanos:
SITUACIÓN EN LAS UNIVERSIDADES

Votos del Artículo

Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

Opciones

"Login" | Entrar/Crear Cuenta | 0 Comentarios
Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

No se permiten comentarios Anónimos, Regístrate por favor
No olvides que todo lo que sea de SaharaLibre.es puedes usarlo en tu web o blog.
Trabajamos por y para el Pueblo Saharaui - No somos nadie.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported.
Esta licencia afecta a toda la web de Saharalibre.es a EXCEPCIÓN DE LAS NOTICIAS E IMÁGENES DEL SEMAFORO, cuyos derechos corresponden a las fuentes citadas en las mismas.