Bienvenido/a a SaharaLibre.es
Bienvenido/a a SaharaLibre.es

El Semáforo de la Historia

Agenda del Sahara

Diciembre 2017
  1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
Hoy no hay eventos.

Sugerir un evento Sugerir un evento

Login

Nickname

Contraseña

Código de Seguridad: Código de Seguridad
Teclea Código de Seguridad

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

Enlázanos

SaharaLibre.es QR

El rey Juan Carlos y Aminetu

Enviado el Jueves, 17 de diciembre de 2009, a las 18:55:56
Tema: Opinión - Enviado por prada
Opinión

Fuente: Arenas Movedizas

Cuánto extraño circunloquio para justificar que no conviene que intervenga el rey Juan Carlos en el Haidargate. Da muy mala espina. De acuerdo, don Juan Carlos no está constitucionalmente al cargo de la política exterior pero, tradicionalmente, ha tenido mucha influencia en su confección y si no que se lo pregunten al venezolano Chávez que todavía sufre las secuelas del porquénotecallas. El Sáhara no va a ser menos y así lo fue desde el principio del conflicto con Marruecos.

No nos olvidemos que el 2 de noviembre de 1975 la entonces provincia española del Sáhara se convirtió en la prueba de fuego con la que el entonces príncipe Juan Carlos estrenó su andadura como jefe del Estado (todavía en funciones a falta de la certificación médica de la muerte del dictador en coma irreversible). Fue con el viaje relámpago que hizo a El Aiún, a punto de iniciarse la invasion marroquí (la de la Marcha Verde) que el Rey se ganó el respeto de los españoles que veían en él al pupilo elegido, criado e impuesto por el dictador Francisco Franco.

He sacado de la hemeroteca uno de los comentarios que hizo entonces Cambio 16, una revista emblemática de la transición y, sobre todo, muy ligada a los sectores que luchaban contra el intento de la dictadura por perpetuarse tras la muerte de Franco: “El inesperado viaje al Sáhara cambia totalmente la imagen del Príncipe, adquiere talla diversa para los comentaristas, que ven en él no solamente el ejecutor, sino el hombre político que quiere agarrar al toro por los cuernos. Se especula abundantemente sobre su gesto –que algunos tildan de “electoral”-, y se sacan conclusiones apresuradas; con su viaje relámpago se ha ganado al Ejército y a la diplomacia española, y ha infringido una derrota al "búnker".

Estos comentarios valoraban muy positivamente esas palabras con las que don Juan Carlos dijo a las tropas en el Sáhara, “sin consultar con nadie”, que “España cumplirá sus compromisos” y dio instrucciones para que en la ONU, el representate español advirtiese a la comunidad internacional que si el rey de Marruecos, Hassán II (padre del actual Mohamed), cumplía la amenaza que ya había hecho de invadir el Sáhara, España no tendría más remedio que responder a la agresión cumpliendo con las obligaciones que incumben a España como potencia administradora y que obligan a las metropolis a defender a los pueblos que tutelan. "La repelerá (la Marcha Verde) con todos los medios a su alcance, incluido el empleo de la fuerza armada", dijo en esa declaración Fernando Arias Salgado, el que más de dos décadas después fue nombrado embajador de España por el presidente Aznar durante la crispación hispano-marroquí (como si la culpa hubiese sido del belicista Aznar) con el Sáhara de telón de fondo que condujo a la crisis de Perejil.

El Rey hizo entonces lo que había que hacer porque la legalidad no es una opción, ni para los particulares ni para los Estados, digan lo que digan los Moratinos y Gustavo de Arístegui enarbolando la falsa bandera del “interés nacional”. Quedó muy bien demostrado con el Irak que fue castigado por invadir Kuwait y, también, con el Irak del “No a la Guerra”,

En 1975 no se pudo seguir por el camino de la Ley porque todavía faltaba para que la dictadura acabase de dar coletazos y se supone que las negociaciones secretas con las que el 14 de noviembre se entregó el Sáhara a Marruecos, incumpliendo salvajemente el derecho internacional, fue el último do de pecho que dio el regimen dictatorial en un inútil intento de reafirmación. Hubo así explicación para justificar que don Juan Carlos no pudiese cumplir su palabra en 1975. ¿Pero podría justificarse que a punto de acabarse el año 2009 tampoco pudiese cumplir con el pueblo saharaui?

También hay quien ha apuntado que Zapatero no puede arriesgarse a que el Rey quede mal con una mala reacción de su “hermano pequeño” Mohamed VI. ¿Y cuál es el problema? Los españoles nunca exigieron a su Rey fuese Supermán pero, en un mundo en el que la bandera de lo humanitario hasta puede justificar la concesión de la independencia a un territorio que nunca tuvo derecho reconocido para ello (Kosovo), no parece sea precisamente hacerle un favor al Rey dar a entender que un monarca que siempre ha querido destacar en la defensa de las libertades y los derechos, se reserve o le impongan se reserve si se trata de Aminetu Haidar.

El único sentido que tiene una maniobra de Zapatero, Moratinos y Rajoy para mantener al margen al Rey es que en sus negociaciones (la de los politicos) con el rey Mohamed para que Aminetu no se muera en plenas Navidades, se llegue a un acuerdo secreto y de efectos tan perversos para el pueblo saharaui como el que se pergeñó el 14 de noviembre de 1975.

Compartir esta noticia

Enlaces Relacionados

· Más Acerca de Opinión
· Noticias de prada


Noticia más leída sobre Opinión:
RASD-TV

Votos del Artículo

Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

Opciones

"Login" | Entrar/Crear Cuenta | 0 Comentarios
Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

No se permiten comentarios Anónimos, Regístrate por favor
No olvides que todo lo que sea de SaharaLibre.es puedes usarlo en tu web o blog.
Trabajamos por y para el Pueblo Saharaui - No somos nadie.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported.
Esta licencia afecta a toda la web de Saharalibre.es a EXCEPCIÓN DE LAS NOTICIAS E IMÁGENES DEL SEMAFORO, cuyos derechos corresponden a las fuentes citadas en las mismas.