Bienvenido/a a SaharaLibre.es
Bienvenido/a a SaharaLibre.es

El Semáforo de la Historia

Agenda del Sahara

Octubre 2017
  1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
 
Hoy no hay eventos.

Sugerir un evento Sugerir un evento

Login

Nickname

Contraseña

Código de Seguridad: Código de Seguridad
Teclea Código de Seguridad

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

Enlázanos

SaharaLibre.es QR

Destacadas: El Gobierno prepara otra trampa contra Haidar en el Congreso

Enviado el Martes, 08 de diciembre de 2009, a las 03:21:52
Tema: Opinión - Enviado por webmaster10
Opinión

Desde el Atlántico - Carlos Ruíz Miguel

El Gobierno Zapatero prepara una nueva trampa en el caso Haidar. Se trata de la proposición no de ley que el grupo socialista pretende presentar en el Congreso. El Gobierno ha demostrado que no puede (y probablemente no quiere) solucionar la situación de Haidar. Y ha optado por el camino más fácil y más vil: culpabilizar a la víctima, que se encuentra más indefensa que nunca. La causa del problema es muy simple: Marruecos y España han violado los derechos humanos de Aminatu Haidar. Sin reparar previamente esa violación no puede haber ninguna, repito, ninguna solución. Todo lo demás es añadir nuevas complicidades a la vulneración de los derechos.

I. EL CASO HAIDAR ESTÁ PROVOCADO TAMBIÉN POR ESPAÑA, NO SÓLO POR MARRUECOS
Para entender el caso Haidar conviene no olvidar, en ningún momento, cuál es el origen del problema:
- Marruecos violó los derechos humanos de Aminatu Haidar al impedirle entrar en su país, el Sahara Occidental, territorio no autónomo ocupado por Marruecos.
- Marruecos violó los derechos humanos al expulsar a Aminatu Haidar de su país, contra su voluntad, el Sahara Occidental, territorio no autónomo ocupado por Marruecos. Esa expulsión, que se hizo después de privar a Aminatu Haidar de su pasaporte, sólo se pudo consumar con la complicidad activa de España.
- España violó los derechos humanos de Aminatu Haidar, con el solo objetivo de "tapar" la violación de esos derechos por Marruecos, al obligar a entrar ilegalmente en España a Aminatu Haidar (desprovista del pasaporte que Marruecos le quitó y contra su voluntad).

II. EL GOBIERNO QUIERE QUE LA OPOSICIÓN NO CONDENE LAS VIOLACIONES DE LOS DERECHOS HUMANOS DE HAIDAR
El Grupo Parlamentario Socialista quiere evitar la responsabilidad, ya evidente, del Gobierno. Como bien titula el diario Público, "El Gobierno implica a toda la oposición en el 'caso Haidar'". Y dice bien, implica a la oposición en el caso... pero no en la solución del caso.
A tal efecto, el Grupo Socialista ha presentado una "Proposición no de ley" para intentar conseguir que la oposición convalide todo estas violaciones.
Leamos el contenido de la Proposición:

el Congreso de los Diputados insta al gobierno a:

1. Que redoble sus esfuerzos ante el Reino de Marruecos para que, en el marco de sus obligaciones internacionales, éste se implique en la solución de esta situación insostenible.

2. Continuar sus esfuerzos y gestiones de carácter bilateral y multilateral, implicando la activa mediación de las distintas instancias de la Unión Europea y de Naciones Unidas.

3. Apoyar todas aquellas alternativas de orden humanitario para asegurar a la Sra. Haidar que, mientras no pueda volver a su hogar, su dignidad y bienestar queden preservados. Con dicha finalidad, el Gobierno de España deberá continuar manteniendo su ofrecimiento de estatuto de refugiado a ella y a sus hijos que les habilite para que puedan permanecer en territorio español, entrar y salir de el, y que les sea prestada la atención y alojamiento seguros.

III. LA SOLUCIÓN PASA, EN PRIMER LUGAR, UNA REPARACIÓN POR ESPAÑA, PERO LA PROPOSICIÓN NO LO EXIGE
La Proposición no de ley propuesta, en ningún momento, reconoce que España ha violado los derechos humanos de Aminatu Haidar.
Pretender que Haidar renuncie a su huelga de hambre sin que le sean reconocidos sus derechos es, pura y sencillamente, avalar la violación de los derechos humanos.
Es escandaloso, que en este momento, la Proposición no de ley, en ningún momento diga ni una sola palabra sobre la responsabilidad de España.
Si se quiere encontrar una solución, lo primero es reconocer la verdad: que el gobierno de España violó los derechos de Aminatu Haidar. Que el fiscal, dependiente en última instancia del gobierno, pidió la condena de Haidar por una falta contra el orden público. Que el Gobierno no tramitó la petición de Haidar ¡el 15 de noviembre! de que el Secretario General de la ONU intervenga.

IV. LA SOLUCIÓN PASA, EN SEGUNDO LUGAR, UNA REPARACIÓN POR MARRUECOS, PERO LA PROPOSICIÓN TAMPOCO LO EXIGE
La Proposición sólo pide el Gobierno

Que redoble sus esfuerzos ante el Reino de Marruecos para que, en el marco de sus obligaciones internacionales, éste se implique en la solución de esta situación insostenible.

Ni una sola palabra de condena contra Marruecos.
¿Alguien cree que así se puede conseguir una solución?
Pero vayamos al texto: ¿alguien puede creer que el Gobierno de España está haciendo "esfuerzos" ante Marruecos para que este país se implique en la solución?
Lo recuerdo una vez más: hace apenas unos días la Comisión Europea, con el visto bueno de España, firmó un acuerdo agrícola extraordinariamente beneficioso para Marruecos y perjudicial para España.
Pero lo peor sucedió ayer. Reunido el Consejo de Asociación Unión Europea-Marruecos, el gobierno de España no ha dicho ni una sola palabra. El Gobierno de España no ha movido ni un dedo para que la Unión Europea exija a Marruecos el respeto al artículo 2 del Acuerdo de Asociación que obliga a Marruecos a respetar los derechos humanos.

V. EL CAMINO PARA LA SOLUCIÓN
Es el único punto acertado de la Proposición es aquel que pide al Gobierno que implique a la UE y a la ONU en una mediación activa. Aunque omite ¿por qué? implicar a los USA en la mediación. Algo absurdo.
Pero la Proposición está fallida de entrada. Y lo es porque trata de ocultar, a toda costa, que la huelga de hambre de Aminatu Haidar no se plantea por una cuestión política. Aminatu Haidar no hace una huelga de hambre para pedir un referéndum en el Sahara Occidental.
Aminatu Haidar hace huelga de hambre porque Marruecos y España han violado sus derechos humanos. Haidar protesta EN DEFENSA DE UN DERECHO BÁSICO
El contexto es político, sí, pero la huelga no se hace para pedir la independencia del Sahara, sino para exigir UN DERECHO. Un derecho violado no sólo por Marruecos, sino por España.
Por eso resulta absurdo (por no decir que es un insulto a la inteligencia) pretender otorgar a Haidar un estatuto de "refugiado político" en España... ¡cuando es España quien está violando sus derechos!

La cuestión por tanto es:
¿Somos o no un Estado que respeta los derechos fundamentales?
Si la respuesta es sí, lo primero que habrá que deberá hacer el Gobierno es pedir perdón a Aminetu Haidar.
Todo lo que no sea eso será complicidad en la violación de los derechos humanos.
¿Queremos que España se parezca a Marruecos?

 

Compartir esta noticia

Enlaces Relacionados

· Más Acerca de Opinión
· Noticias de webmaster10


Noticia más leída sobre Opinión:
RASD-TV

Votos del Artículo

Puntuación Promedio: 5
votos: 1


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

Opciones

Tópicos Asociados

Derechos Humanos
"Tópicos Asociados" | Entrar/Crear Cuenta | 0 Comentarios
Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

No se permiten comentarios Anónimos, Regístrate por favor
No olvides que todo lo que sea de SaharaLibre.es puedes usarlo en tu web o blog.
Trabajamos por y para el Pueblo Saharaui - No somos nadie.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported.
Esta licencia afecta a toda la web de Saharalibre.es a EXCEPCIÓN DE LAS NOTICIAS E IMÁGENES DEL SEMAFORO, cuyos derechos corresponden a las fuentes citadas en las mismas.