Bienvenido/a a SaharaLibre.es
Bienvenido/a a SaharaLibre.es

El Semáforo de la Historia

Agenda del Sahara

Diciembre 2017
  1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
Hoy no hay eventos.

Sugerir un evento Sugerir un evento

Login

Nickname

Contraseña

Código de Seguridad: Código de Seguridad
Teclea Código de Seguridad

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

Enlázanos

SaharaLibre.es QR

Noticias: Una filtración al entorno del Polisario abre una crisis entre Marruecos y Suecia

Enviado el Domingo, 08 de noviembre de 2009, a las 12:17:07
Tema: Marruecos - Enviado por prada
Marruecos

Fuente: ABC

En los documentos, Rabat anuncia que se enfrenta a una «nueva elite» saharaui que apoyan Argel y los independentistas.

La entrega a los saharauis por parte de una diplomática sueca de un informe sobre el Sahara Occidental elaborado por el Gobierno de Marruecos ha abierto una crisis entre Estocolmo y Rabat.

El reino alauí alerta en esa documentación, a la que ha tenido acceso ABC, de la «verdadera ofensiva que libran los adversarios de nuestra integridad territorial». Esa ofensiva toma cuerpo con una «nueva elite cuyo objetivo es traer al interior del reino el proyecto separatista en coordinación con los servicios argelinos y los dirigentes del Polisario». Forman esa elite, según Rabat, los activistas saharauis que «multiplican» sus viajes al extranjero con el independentismo por bandera y regresan después «recibidos como héroes» a la ex colonia.

Desde que se desató en 2005 la denominada Intifada saharaui se han multiplicado las salidas al extranjero de conocidos activistas de derechos humanos que, además, defienden la independencia de la ex colonia. Acuden a conferencias, recogen premios, se ven con el Polisario, reciben asistencia médica o pasan largas temporadas apoyando públicamente su causa y denunciando abusos de Rabat.

«La no reacción por parte de las autoridades ante estos desplazamientos comienza a ser mal digerida. Numerosos notables reclaman claramente una reacción inmediata» y «corren el riesgo de dudar de la capacidad de reacción del Estado», añade el documento marroquí.

La conclusión, al final del texto, es clara. «La opción separatista no constituye ni la expresión de un derecho, ni una libertad individual o colectiva; se trata de un atentado a la seguridad y la estabilidad del país ante la que no hay que permitirse ningún tipo de complacencia.

La defensa de la unidad nacional y de la integridad territorial del país es una misión sagrada».

Por eso el país magrebí «exige la salida inmediata» de Anna Block-Mazoyer, la número dos de la Embajada sueca en Rabat, a la que acusa de enviar ese material a «elementos separatistas vinculados a Argelia y al Polisario», según el Ministerio de Asuntos Exteriores marroquí. Su titular, Taieb Fassi Fihri, convocó al embajador sueco, Michael Odevall, para decirle que se trata de «una falta grave» y «un error inadmisible». Suecia ocupa la presidencia de la Unión Europea. En 2010 pasará el testigo a España.

El grupo de los siete

Los documentos de la polémica recogen en más de cincuenta páginas numerosa información sobre la visita del 24 de septiembre al 5 de octubre de siete activistas saharauis a los campos de refugiados de Tinduf (Argelia). Para elaborarlo Rabat ha sacado además imágenes de la Rasd TV, la televisión del Polisario.

La acción de esa nueva elite «en las provincias del sur (como se refiere Marruecos al Sahara Occidental) empieza a cobrar una nueva dimensión» con sus filas «reforzadas por nuevos reclutas»; cada vez «más agresivos» y mostrando su apoyo «a veces de manera insolente (...) al Polisario y a la pseudo Rasd» (República Árabe Saharaui Democrática), añade el texto.

Rabat teme el «contagio más que probable» entre la población «de la ideología separatista». También considera una amenaza que entre esos grupos de saharauis que viajan al extranjero haya jóvenes que estudian en universidades del reino.

«Esta situación da ideas a otros como criminales notorios, violadores o traficantes de droga que, tras ser arrestados, se presentan como simples defensores de derechos humanos», añaden.

La documentación, que fuentes saharauis consultadas por este corresponsal reconocen haberla recibido directamente de Anna Block, no lleva membrete oficial del Gobierno de Marruecos.

Se trata sin embargo de la información que supuestamente recibieron de manos de Exteriores las representaciones diplomáticas europeas en Rabat, que fueron convocadas a una reunión en la que se abordó el conflicto del Sahara el pasado 9 de octubre, sólo un día después de la detención de los siete activistas que regresaban de Tinduf. Este grupo espera en la cárcel a ser juzgado por un tribunal militar marroquí.

«La orden (de salir de Marruecos) es clara. No puedo hacer comentarios», responde a este corresponsal a través del teléfono Anna Block, que, según fuentes suecas, el viernes seguía en Rabat. Suecia trata in extremis de evitar su expulsión. «Hay un diálogo diplomático en curso», declaró el jueves Boris Vasic, del Ministerio de Exteriores sueco a Aftonbladet, el mayor diario del país.

Compartir esta noticia

Enlaces Relacionados

Votos del Artículo

Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

Opciones

"Login" | Entrar/Crear Cuenta | 0 Comentarios
Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

No se permiten comentarios Anónimos, Regístrate por favor
No olvides que todo lo que sea de SaharaLibre.es puedes usarlo en tu web o blog.
Trabajamos por y para el Pueblo Saharaui - No somos nadie.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported.
Esta licencia afecta a toda la web de Saharalibre.es a EXCEPCIÓN DE LAS NOTICIAS E IMÁGENES DEL SEMAFORO, cuyos derechos corresponden a las fuentes citadas en las mismas.