Bienvenido/a a SaharaLibre.es
Bienvenido/a a SaharaLibre.es

El Semáforo de la Historia

Agenda del Sahara

Octubre 2017
  1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
 
Hoy no hay eventos.

Sugerir un evento Sugerir un evento

Login

Nickname

Contraseña

Código de Seguridad: Código de Seguridad
Teclea Código de Seguridad

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

Enlázanos

SaharaLibre.es QR

Barack Obama y el Sahara Occidental

Enviado el Viernes, 17 de julio de 2009, a las 19:01:09
Tema: Opinión - Enviado por webmaster10
Opinión

ABC.es

CARLOS RUIZ MIGUEL  viernes 17/07/2009

El Sahara Occidental nos importa porque, legalmente, España es su potencia administradora. Un muro con millones de minas divide este territorio rico en pesca y fosfatos. Marruecos se niega a firmar la Convención de Ottawa para eliminar estas armas. Marruecos ocupa la parte más rica del territorio. El Frente Polisario fundó la RASD que controla el resto.
En 1975, Marruecos y Mauritania invadieron el territorio de concierto, iniciándose una guerra contra el Polisario. Parte de la población tuvo que huir refugiándose en Argelia. En 1990 y 1991, el Consejo de Seguridad aprobó un «Plan de Arreglo» que preveía un alto el fuego y el referéndum de autodeterminación que desde 1966 exige la ONU.
Se inició la elaboración del censo. Marruecos bloqueó el proceso y en 1997 se designó a James Baker como enviado personal para desbloquear el conflicto, lo que consiguió con los Acuerdos de Houston de 1997 y los de 1999, aprobados por el Consejo de Seguridad.
A partir de 2000, tras concluir la ONU el censo, Marruecos presionó para suspender el referéndum. Su alternativa eran nuevas negociaciones y una «solución política»: una supuesta autonomía excluyendo un referéndum en el que el pueblo saharaui pudiera elegir democráticamente entre esa opción y la independencia.
El Consejo de Seguridad no aprobó este proyecto en 2001 y dijo en 2002 que toda «solución política» debía implicar autodeterminación.
Baker advirtió que nuevas negociaciones entre las partes eran inútiles. La solución tendría que ser impuesta por la ONU. Esa solución (impulsada por USA y España) fue el «Plan Baker» que el Consejo de Seguridad calificó como «solución política óptima» y apoyó por unanimidad: primero, habría una autonomía controlada por la ONU; y después, un referéndum de autodeterminación con un censo favorable a Marruecos. Marruecos rechazó cualquier tipo de referéndum.
El cambio de gobierno tras el 11-M hizo que Zapatero dejara de apoyar a Baker. También Bush dejó de apoyarle. Ambos respaldaron a Marruecos. Se abandonó el «Plan Baker», pero el conflicto seguía abierto. En 2007 ambas partes presentaron sendas propuestas de solución. Bush, Zapatero y Chirac apostaron por la propuesta marroquí: una supuesta autonomía sin garantías internacionales y sin que el pueblo saharaui eligiera democráticamente entre la misma y otras opciones. Se iniciaron negociaciones que han fracasado. La experiencia ha demostrado que Baker tenía razón.
Obama llegó a la presidencia para aminorar las tensiones y acabar con los abusos de la última etapa de Bush. Su propuesta es apostar por la legalidad internacional y constitucional como medio de solución de los conflictos. El Sahara Occidental, un conflicto menor para EE.UU., se convierte así en la piedra de toque de una política exterior basada en este modelo.
Nada de extraño tiene, por tanto, que Obama haya dejado de apoyar una propuesta, la de la llamada «autonomía» marroquí que, al negar al pueblo saharaui el derecho a elegir su destino entre diversas opciones, no sólo violaba el Derecho Internacional, sino que era antidemocrática y profundamente inmoral.
Catedrático Derecho Constitucional U. de Santiago de Compostela

Compartir esta noticia

Enlaces Relacionados

· Más Acerca de Opinión
· Noticias de webmaster10


Noticia más leída sobre Opinión:
RASD-TV

Votos del Artículo

Puntuación Promedio: 5
votos: 1


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

Opciones

Tópicos Asociados

"Tópicos Asociados" | Entrar/Crear Cuenta | 1 Comentario | Buscar Discusión
Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

No se permiten comentarios Anónimos, Regístrate por favor

Re: Barack Obama y el Sahara Occidental (Puntuación 1)
por Eugenioneill el Jueves, 23 de julio de 2009, a las 19:51:24
(Información del Usuario | Enviar un Mensaje)
El Plan de James Baker (Jaime el Panadero) no era sino una prueba más de que la ONU hace ya tiempo que está empeñada en corroborar la doctrina de los hechos consumados de Marruecos. En una de las muestras más claras del “hacer como que se hace”, dicho plan no significaba sino una descarada entrega del territorio del Sahara Occidental a la monarquía alahuí (intención que ya tenía Baker desde el principio). En efecto, era la > (olvidaba añadir >). Dicho plan, como es sabido, establecía dos referendos: uno para designar una autoridad autonómica, y algunos años más tarde, otro de libre determinación. Para la celebración del primero, se estaría al censo de población autóctona saharaui; pero en el segundo se admitía la ingente masa de población alógena introducida por la potencia ocupante. Mediante esta pantomima lo que se quería era que Marruecos anexara el territorio (eso sí, de manera muy legal y con todas las bendiciones del Derecho Internacional). Aunque Gran Bretaña y España (entonces) cacareaban a favor del referéndum de libre determinación, no tenían pudor en votar a favor de dicho plan, que ratificaba lo que desde el principio había sido la artimaña de Hassan II respecto del territorio del Sahara: llenarlo de marroquíes para que fueran ellos los que decidieran el destino de la (todavía hoy) colonia española. La pataleta de Marruecos y Francia de seguro que fuera más por el miedo a lo que pudiera pasar en el ínterin del primero al segundo referendo (con una autoridad local autónoma dominada por la población autóctona) que por incertidumbre sobre quién iba a ser el dueño final del Sahara. Bastaba oír los comentarios que se hacían por la noche en Radio Nacional de España por aquellos días: se repetía (con una indiferencia supina, por cierto) que España no tenía ningún interés en dicho territorio, y que el Frente POLISARIO carecía de fuerza para emprender una nueva guerra, y que los Estados Unidos de América y sus aliados ya tenían decidido qué había de pasar: dar la razón a Marruecos. Se reconocía sin tapujos (pero con mucha tranquilidad, como si no pasara nada por abandonar a miles de personas a su suerte) que todo era una farsa, que se trataba de hacer el referéndum para aparentar que se cumplía la legalidad internacional. Tantos años de Historia común, de cooperación, de acogida de niños y estudiantes, de ayuda económica y proyectos, ¿para qué? Si al final, con el beneplácito del Gobierno español de entonces (que, para tanto presumir de patriotismo español y de defensa del idioma castellano, les importaba un comino realizar acción tan poco patriótica y tan contraria a la lengua española), se iba a entregar todo (quién sabe si también a darle las gracias por ello) a Mohamed como merecido premio y recompensa por haber (¡¡¡¡él!!!) sabido > y granjearse aliados poderosos vendiendo las riquezas naturales del Sahara (que no le pertenecían). Para aquellos aparentemente tan ilustrados (y serenos) comentaristas (que, sin embargo, respecto de los asentamientos israelíes en Gaza y Cisjordania tenían puntos de vista totalmente contrarios) el Frente POLISARIO había dado el parabién al plan de Jaime el Panadero para desorientar a Marruecos y ponerlo en evidencia a la Comunidad Internacional…Y quizá fuera eso, pero el caso es que dicho plan se reconocía por todos como la entrega definitiva (y bendecida por las altas instancias internacionales) de ese trozo de desierto que tanto queremos al ocupante… un ocupante que tenía tantos derechos históricos sobre el territorio como España sobre Australia, según el tratado de Tordesillas.



No olvides que todo lo que sea de SaharaLibre.es puedes usarlo en tu web o blog.
Trabajamos por y para el Pueblo Saharaui - No somos nadie.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported.
Esta licencia afecta a toda la web de Saharalibre.es a EXCEPCIÓN DE LAS NOTICIAS E IMÁGENES DEL SEMAFORO, cuyos derechos corresponden a las fuentes citadas en las mismas.