Bienvenido/a a SaharaLibre.es
Bienvenido/a a SaharaLibre.es

El Semáforo de la Historia

Agenda del Sahara

Octubre 2017
  1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
 
Hoy no hay eventos.

Sugerir un evento Sugerir un evento

Login

Nickname

Contraseña

Código de Seguridad: Código de Seguridad
Teclea Código de Seguridad

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

Enlázanos

SaharaLibre.es QR

"Así fue lo del Sáhara”

Enviado el Miércoles, 12 de noviembre de 2008, a las 23:07:12
Tema: Opinión - Enviado por numa
Opinión

Por Javier Perote

 

“Es necesario que la silla que nos permitan ocupar en los foros internacionales lo sea por nuestra dignidad y prestigio.” 

El próximo 14 de noviembre habrán transcurridos treinta tres años desde que las principales democracias del mundo, y alguna teocracia, por acción o por omisión, condenaron a una parte del pueblo saharaui a vivir exiliado en la zona más dura del desierto del Sahara: la Hamada (ojalá Dios te condene a vivir en la hamada).

 

La otra parte no tuvo mejor suerte; no pudieron escapar a la invasión de su tierra y desde entonces viven bajo la tiranía de Marruecos; casi peor que los otros;…sin casi.

España se había comprometido ante los demás países a administrar el territorio que se le concedía (Conferencia de Berlín, 1885) con arreglo a las normas internacionales que regían en aquellos tiempos y, obviamente, a ocupar y retirarse del mismo cuando esas normas internacionales u otras actualizadas lo decidiesen.

 

El momento de retirarse, con arreglo al parecer de las naciones, llegó cuando en 1960 la ONU (que representa la legalidad internacional) dictó unas resoluciones reconociendo el derecho de los pueblos colonizados a la independencia. Pero España no cumplió con el compromiso contraído en su momento y fue dilatando y dilatando su salida.

 

Pero llegó un momento en que tuvo que asumir sus responsabilidades y manifestó su intención de convocar un referendo de determinación de los saharauis

 

Si hasta entonces había sido España la que retrasaba el momento de la independencia ahora era Marruecos, que alarmado ante el anuncio de que España se disponía a celebrar un referendo de autodeterminación del pueblo saharaui propone llevar el asunto al Tribunal Internacional de La Haya con el fin de detenerlo o retrasarlo lo más posible, cosa que  consigue con el beneplácito de la ONU, (XXIX Asamblea General, 1974) la cual para no entorpecer la maniobra  de Marruecos pide a España que hasta conocer el dictamen del TIJ deje en suspenso la celebración de la consulta.

 

Después de cien años de convivencia, con altibajos en sus relaciones en que, como dice Sophie Caratini, el Sahara español fue entre 1905 y 1934 el último espacio de libertad de todo el África Occidental, los saharauis consideraron que había llegado para ellos el momento de ser plenamente soberanos en su tierra. En consecuencia, pidieron a las autoridades españolas que durante algunos años les prepararan para hacerse cargo de la administración de su país y que se llegara a una pacífica transmisión de poderes. Además de su petición, los saharauis aprovechaban este escrito para recordar que el pueblo saharaui había confiado al Gobierno Español el mantener su integridad geográfica pero que éste, traicionando esa confianza, había cedido territorios de su patria a naciones vecinas; entre otras a Marruecos (Tarfaya)  

 

Como siempre ocurre en situaciones difíciles, en este caso saltó la chispa (junio de 1970) al perderse el control en una manifestación reivindicativa y producirse varios  muertos y un desaparecido; precisamente el dirigente ideológico del incipiente movimiento de liberación nacional OALS y autor del escrito donde se pedía al Gobierno de forma tan sencilla y pacífica que les prepararan para la independencia.

 

Han pasado cuarenta años y nada se ha vuelto a saber de Bassir Mohamed uld Hach Brahim uld Lebser…. Bassiri para los amigos.

 

Las autoridades españolas no entendieron bien aquella petición que al mismo tiempo era un mensaje: queremos la libertad y si no es de forma pacífica la conquistaremos con el fusil.

 

Cuando España lo entendió, ya era tarde, y aun cuando a última hora se disponía a cumplir, las demás naciones, conscientes de su debilidad (al parecer crónica), presionaron haciéndola protagonizar uno de los papeles más tristes de su historia. El pueblo saharaui tenía derecho a la libertad, le decían a España. Pero lo decían con la boca pequeña; al mundo de la Liberté, Égalité y Fraternité les tenía sin cuidado la Liberté de los saharauis; no iba con sus intereses.

 

España se encontró en sus fronteras con la Marcha Verde; una marabunta piojosa de trescientos mil fanáticos desarrapados que, brazos en alto enarbolando el Corán o la bandera norteamericana, daban vivas a Hassan II animando la fiesta con chirimías y tamboriles, cercana ya la Navidad.

 

El Gobierno Español, faltaría más, dio toda clase de facilidades cumpliendo con el mandado que había recibido de América y Europa. Entregó el Sahara a Marruecos y Mauritania y se lavó las manos olvidándose de los saharauis. Don Giscar dio una palmadita en el hombro a nuestros gobernantes y les abrió la puerta de Europa: bienvenidos al club de las democracias, lo habéis hecho muy bien. Y todos juntos cantaron la Marsellesa

 

Resultó que  los saharauis iban en serio y, con sus viejos fusiles y mucha voluntad de vencer plantaron cara a la invasión de su tierra a pesar de que mauritanos y marroquíes contaban con la descarada ayuda material y personal de americanos y  franceses. Ante la llegada de los marroquíes, la población saharaui, que los conocía bien, inició un éxodo buscando refugio en el desierto  argelino. Los hombres aptos para la lucha trataban de frenar el avance del enemigo, mientras las mujeres, ancianos y niños eran ametrallados en su huída y bombardeados con NAPALM causando miles de víctimas y muchos sufrimientos. Murieron muchos niños.

 

Pero los saharauis se organizaron y llevaron la guerra a Mauritania llegando hasta la capital, Nuakchott, al mando de su joven líder El Luali (murió en el combate)  recién nombrado Secretario General del Frente Polisario (Frente para la Liberación de Saquia el Hamra y Río de Oro).

 

Los mauritanos tras este primer repaso lo vieron claro y prefirieron la paz. Entonces los saharauis con las manos libres se pudieron dedicar de lleno a los marroquíes, 30 millones de habitantes y un poderoso ejército, obligándolos a adoptar una guerra a la defensiva y a protegerse tras miles de minas sembradas a lo largo de 2.000 kilómetros de muros de arena y  piedras,  además de un costosísimo sistema de radares y alertas electrónicas. No obstante, los saharauis han encontrado el modo de burlar los radares, las minas y la electrónica.

 

Los países que apoyaban a Marruecos, que eran casi todos, pensaron que era mejor arreglarlo por las buenas porque la guerra estaba saliendo demasiado cara y la opinión internacional se les estaba poniendo en contra. Además, los saharauis no daban muestras de estar dispuestos a ceder, así que  propiciaron un “alto el fuego”, sin vencedores ni vencidos, y se firmó un acuerdo de paz auspiciado por las Naciones Unidas.

 

Este Plan de Paz fue aprobado por ambos contendientes en todos sus puntos aceptando el censo de la población que había realizado la Administración Española en 1974 cuando por fin se disponía a celebrar el antes citado  referendo de autodeterminación.

 

El objetivo de este plan era permitir al pueblo del territorio del Sahara Occidental ejercer su derecho a la libre determinación y a la independencia. Es decir no se trataba de la autodeterminación del pueblo o de la etnia saharaui sino de las poblaciones que habitaban el Sahara Occidental y que estaba bajo dominio colonial español. Es necesario aclarar este punto porque luego en el transcurso del tiempo se ha tergiversado este aspecto y se pretende meter en el censo de votantes miles de marroquíes.   

 

Desde entonces, 1991, los saharauis ponen mucho interés en que se lleve a cabo ese pacto porque es la forma de poder celebrar su referendo de  autodeterminación. Por el contrario, los marroquíes ponen toda clase de trabas porque saben que si se celebra el referendo lo pierden.

 

Para ello cuentan en el Consejo de Seguridad de la ONU con el apoyo de los mismos países que manipularon para que España abandonara el territorio, los cuales se valen de sus prerrogativas para vetar cualquier posibilidad de que se produzca una resolución que permita la celebración del referendo. La libertad de los saharauis nunca les importó un pimiento

 

La táctica consiste en alargar el asunto hasta que se dé en el Consejo de Seguridad una presencia de países manipulables suficiente para sacara adelante una resolución favorable a los intereses de Marruecos. Mientras tanto se han inventado un original sistema para dar largas al asunto, que consiste en aprobar resoluciones, imposibles de cumplir, en que reconocen el derecho que tiene el pueblo saharaui a la autodeterminación pero con la condición de que para poder ejercer ese derecho tiene que ponerse de acuerdo con Marruecos. Es lógico pensar que este país, desde su posición de fuerza y con el apoyo internacional que tiene, nunca hará nada que vaya en contra de sus intereses a no ser que le obliguen a ello

 

Pero los marroquíes además cuentan también con España ¡que país, no tenemos remedio! que, desde que llegaron los socialistas al poder, es su mejor aliada.

 

Últimamente es frecuente leer que España con este gobierno ha roto su tradicional política de apoyo a la causa saharaui, pero esto no es cierto; nunca ha habido en España una política de apoyo a la causa saharaui. Por el contrario, por parte de los socialistas sí que ha habido una clara política de apoyo a Maruecos ya desde Felipe González que empezó su mandato con la visita a Hassan II recién nombrado Jefe del Gobierno. Y  baste citar también,  que durante el gobierno de Aznar, el líder de la oposición y otros  políticos fueron a hacerse fotos con Mohamed VI delante del mapa de Marruecos en plena crisis de embajadores; todavía se recuerda este hecho. Menudo rebote se cogieron los marroquíes porque Aznar no apoyó en la ONU una resolución que les entregaba a los saharauis atados de pies y manos. Hasta nos quisieron dejar sin Perejil.

 

Lo que si es verdad es que nunca como con este Gobierno a los saharauis se les ha dedicado una retórica propagandista tan cargada de comprensión y  buenos deseos como vacía de sinceridad y pobre en sus resultados.

 

Menos mal que por otro lado está la ola de solidaridad que la causa saharaui despierta en la sociedad española que nos libera un poco del complejo de culpa.

 

En algunos casos a la gente se le hace la política del gobierno ambigua y contradictoria, por lo que muchos se preguntan con inquietud qué clase de compromisos han adquirido con Marruecos los socialistas que parece como si tuvieran las manos pilladas y no pudieran hacer otra cosa.

 

Los españoles contemplan  con alarma esta  política y piensan que no pueden ser víctimas una vez más de una actitud débil, claudicante y servil como la de aquellos gobernantes que en aquel tiempo escribieron una de las páginas menos decorosa de nuestra historia (no la menos decorosa, esa vendría después con los nuevos gobernantes) llenándonos de oprobio y vergüenza. Tenemos derecho a exigir a nuestros políticos conductas ejemplares que ayuden a este país a ocupar un puesto digno y respetable en el conjunto de las naciones.


Es necesario que la silla que nos permitan ocupar en los foros internacionales lo sea por nuestra dignidad y prestigio.

Compartir esta noticia

Enlaces Relacionados

· Más Acerca de Opinión
· Noticias de numa


Noticia más leída sobre Opinión:
RASD-TV

Votos del Artículo

Puntuación Promedio: 4.75
votos: 4


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

Opciones

Tópicos Asociados

"Tópicos Asociados" | Entrar/Crear Cuenta | 1 Comentario | Buscar Discusión
Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

No se permiten comentarios Anónimos, Regístrate por favor

Re: "Así fue lo del Sáhara” (Puntuación 1)
por tarajundia el Jueves, 13 de noviembre de 2008, a las 00:11:10
(Información del Usuario | Enviar un Mensaje) http://tarajundia
hola perote, me alegro mucho de leerte en esta pagina, aqui en el puerto andamos recogiendo alimentos en los super, vendiendo papeletas, el 15 tenemos la cena solidaria y por eso no estaremos en madrid, no hay que permitir que esto caiga en el olvido, los españoles tenemos que saber y conocer nuestra historia incluso la parte mas indigna, el abandono por parte de nuestros gobernantes del pueblo saharaui a manos de una tirania unos, otros en la hamada......yo estare el cinco de diciembre en los campamentos y ya te contare...... te he mandado algun msg pero me lo rechaza ¿has cambiado de correo? un abrazo la hija del chirri



No olvides que todo lo que sea de SaharaLibre.es puedes usarlo en tu web o blog.
Trabajamos por y para el Pueblo Saharaui - No somos nadie.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported.
Esta licencia afecta a toda la web de Saharalibre.es a EXCEPCIÓN DE LAS NOTICIAS E IMÁGENES DEL SEMAFORO, cuyos derechos corresponden a las fuentes citadas en las mismas.