Bienvenido/a a SaharaLibre.es
Bienvenido/a a SaharaLibre.es

El Semáforo de la Historia

Agenda del Sahara

Diciembre 2021
  1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
 
Hoy no hay eventos.

Sugerir un evento Sugerir un evento

Login

Nickname

Contraseña

Código de Seguridad: Código de Seguridad
Teclea Código de Seguridad

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

Enlázanos

SaharaLibre.es QR

Noticias: Nuevo ataque de la policía marroquí al joven saharaui que fue quemado en El Aaiun

Enviado el Miércoles, 25 de julio de 2007, a las 18:36:01
Tema: Derechos Humanos - Enviado por webmaster10
Derechos Humanos*Fuente: ASVDH (Asociación Saharaui de Víctimas de Graves Violaciones de Derechos Humanos Cometidas por el Estado Marroquí)





El joven saharaui Salek SAAIDI, nacido en 1981, quien fue quemado en una comisaría de la policía judicial en El Aaiun, el 29 de mayo de 2006, ha sido de nuevo ferozmente atacado por agentes de policía que le rompieron una pierna. La familia del joven se puso en contacto con ASVDH y ha asegurado que éste se encuentra en el hospital Belmehdi, en El Aaiun.

Hay que destacar que este joven saharaui es uno de los objetivos de la policía marroquí, que le ha convertido con regularidad en objeto de agresiones y detenciones arbitrarias. Salek SAAIDI ha sido detenido varias veces y abandonado en las afueras de la ciudad, además ha sido detenido y torturado en comisarías de policía en varias ocasiones.


 
 

MÁS INFORMACION SOBRE SALEK SAAIDI:






EL MUNDO, JULIO 2006


La amarga gloria del 'quemado de El Aaiún'


Salek Saidi, de 21 años, fue detenido por corear eslóganes contra la ocupación y alzar una bandera del Polisario al salir de una boda


ALI LMRABET. Corresponsal en Marruecos


RABAT.- Se llama Salek Saidi, tiene 21 años y es saharaui. Aunque, según la expresión consagrada, tiene toda la vida por delante, ésta no será nunca más como antes. Salek tiene su cuerpo totalmente quemado de cintura hacia arriba. Su cara está destrozada y el único gesto que concede al raro visitante es una mirada resignada. Pero no se queja. Como si la destrucción de los tejidos de la mitad de su cuerpo (y en su parte más visible) fuera una victoria, un sacrificio consentido por la causa. Salek Saidi es un independentista saharaui, seguramente un simpatizante del Frente Polisario.


Ocurrió el 28 de mayo. A las dos de la madrugada, al salir de una boda en una sala de fiestas de El Aaiún, Salek hizo lo que hacen muchos chicos de su edad en el Sáhara Occidental: unirse a un grupo de jóvenes, corear eslóganes a favor de la independencia del territorio en disputa y alzar alguna bandera del Polisario. Según sus amigos, la concentración no fue más allá de una alegre y menguada procesión callejera. Ningún edificio estatal o privado fue atacado ni se provocó a las fuerzas del orden. «Además a esas horas no había nadie en las calles», recalca Hammud Iguilid, responsable de la sección local de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH).


Eso no sirvió para nada. A los pocos minutos, las fuerzas del orden entre las que se encontraban los GUS (Grupos Urbanos de Seguridad), una nueva y aborrecida escuadra policial que tiene a su cuenta varias muertes de ciudadanos, embistieron a la pequeña manifestación, la dispersaron y se llevaron como trofeo de guerra a tres saharauis, uno de ellos Salek Saidi. Según un comunicado difundido el día siguiente por el Colectivo de Defensores Saharauis de Derechos Humanos, los tres chicos fueron trasladados a la Comisaría Central de El Aaiún y «agredidos en los locales de la policía». A las 9.00 horas, los entregaron a la Policía Judicial para ser interrogados.


El incidente pudo haber terminado allí, en esa comisaría, donde los golpes e insultos a los independentistas suelen ser la norma, pero sin que el asunto fuera a mayores. Pero algo ocurrió en el local de la Policía Judicial. Durante la mañana, los familiares de los detenidos, agolpados a la puerta de la comisaría para conocer la suerte de sus hijos, vieron cómo una ambulancia se presentó inopinadamente y salió pitando hacia el hospital.


Según lo que contaron luego los dos saharauis arrestados con Salek Saidi, Malaainin Sargni y Hama Abih, que fueron posteriormente liberados sin cargos, «la policía había quemado a Salek».


¿Qué pasó en el local de la Policía Judicial de El Aaiún? Según los testimonios de testigos recogidos en la denuncia del padre de Salek, lo que llevó al drama fue una mezcla de «chulería» policial y de criminal irresponsabilidad. Durante el interrogatorio llevado a cabo por dos oficiales de policía -un saharaui llamado Mulud Diraa y un colega marroquí de nombre Aziz, apodado Tuhima-, Salek Saidi fue rociado con un líquido inflamable y amenazado con prenderle fuego.


Lo que pasó luego es una incógnita, pero el resultado fue que Salek ardió como una antorcha. Frente a sus gritos de terror y de dolor un oficial de policía, un tal Hamid Bahri, del que no se sabe si participaba en el interrogatorio, se abalanzó sobre el saharaui para apagar el fuego y terminó quemándose los dos brazos. Salek Saidi fue inmediatamente llevado a urgencias del hospital de El Aaiún, y ante la gravedad de sus quemaduras, transportado por avión a la sección destinada a los miembros de las fuerzas del orden en el hospital Ibn Rochd de Casablanca. Para no tener que explicar cómo un detenido había sido quemado en las dependencias policiales, las autoridades marroquíes, secundadas por una parte de la prensa oficialista, intentaron camuflar la tragedia explicando con un aplomo increíble que el oficial Hamid Bahri había sido víctima de una tentativa de agresión por parte de... Salek Saidi.


La versión oficial no explicaba cómo un hombre que estaba esposado, en situación de arresto y que, como lo exigen las reglas, había sido cacheado varias veces, pudo haber podido transportar y agredir a alguien con un bote de líquido inflamable. El escándalo estaba servido, pero como ocurre con los incidentes que conciernen al Sáhara Occidental, el silencio informativo se impuso en la prensa oficialista marroquí.


Y la independiente, seguramente por miedo a una manipulación del Polisario, no recogió la noticia. El asunto se diluyó, como la querella presentada por el padre del joven ante la fiscalía de El Aaiún. Hace unos días Salek Saidi volvió a su casa en el barrio Al Hajari de El Aaiún.


Las autoridades marroquíes hicieron el gesto de transportarlo por avión de Casablanca hasta el humilde domicilio de sus padres. Hasta hoy no se ha presentado ninguna querella contra él por la supuesta agresión contra el funcionario Hamid Bahri. Esta dudosa benevolencia esconde la falta de diligencias abiertas contra los dos policías que interrogaron al joven. En una foto difundida por su voluntarioso comité de apoyo se puede ver al que ya es apodado por sus compañeros El Quemado de El Aaiún haciendo el signo de la victoria. Pero Salek no sonríe.
 
 
-----------------------------------------------------------
Poemario por un Sahara Libre


Nota:
Esto es insoportable, actuán con total impunidad. En Enero de este año también lo torturaron.
Ver noticia: http://saharalibre.es/modules.php?name=News&file=article&sid=476

Compartir esta noticia

Enlaces Relacionados

Votos del Artículo

Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

Opciones

Tópicos Asociados

Nacional
"Tópicos Asociados" | Entrar/Crear Cuenta | 0 Comentarios
Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

No se permiten comentarios Anónimos, Regístrate por favor
No olvides que todo lo que sea de SaharaLibre.es puedes usarlo en tu web o blog.
Trabajamos por y para el Pueblo Saharaui - No somos nadie.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported.
Esta licencia afecta a toda la web de Saharalibre.es a EXCEPCIÓN DE LAS NOTICIAS E IMÁGENES DEL SEMAFORO, cuyos derechos corresponden a las fuentes citadas en las mismas.