Bienvenido/a a SaharaLibre.es
Bienvenido/a a SaharaLibre.es

El Semáforo de la Historia

Agenda del Sahara

Diciembre 2017
  1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
Hoy no hay eventos.

Sugerir un evento Sugerir un evento

Login

Nickname

Contraseña

Código de Seguridad: Código de Seguridad
Teclea Código de Seguridad

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

Enlázanos

SaharaLibre.es QR

Atlanticidad. Sáhara Occidental

Enviado el Domingo, 09 de julio de 2006, a las 21:04:19
Tema: Opinión - Enviado por prada
OpiniónMe llegan noticias tristes del Sáhara Occidental a través de una amiga muy informada de la situación que atraviesa la antigua colonia y provincia española.
Quizás los dramáticos episodios de la inmigración subsahariana en el Atlántico hayan postergado nuestro interés por lo que sucede entre la resistencia saharaui y la anexión marroquí, pero, según los datos que recibo, los atropellos contra el pueblo saharaui no cesan.


Las agencias de noticias gubernamentales españolas parecen obedecer una consigna de omertá, de silencio cómplice con las tesis de los invasores.

Las agencias mediáticas, la clase dirigente en el poder y la clase intelectual española peninsular han decidido mirar para otro lado.


Un ejemplo de esto que digo lo vuelvo a encontrar en Santander, en la universidad de verano española más exquisita, hasta donde ha ido Juan Goytisolo de nuevo a predicar contra las ilegalidades internacionales cometidas en Irak -cómo no-, en Yugoslavia, en Argelia, en Palestina y en Chechenia.


Goytisolo inicia un ciclo en Santander sobre todos estos crímenes de lesa humanidad, analiza esas situaciones escrupulosamente y luego enjuicia con ferocidad a sus enemigos de siempre, esos incomprensivos que no entienden la causa islámica o cualquier otra. Hasta ahí todo es soportable.


Lo que nos llama poderosamente la atención y no nos deja de parecer un ejercicio de cinismo por parte del autor de esa novela tan querida por nosotros, Reivindicación del conde don Julián, es que sea tan concluyente a la hora de denunciar genocidios y atropellos en todos esos frentes bélicos, desde Argelia hasta Chechenia, y guarde tan estricto como sospechoso silencio en torno a lo que sucede en su más inmediato alrededor: en los territorios del Sáhara Occidental ocupados por Marruecos, país en el que reside Goytisolo desde 1996 y donde ha sido mimado por sus autoridades políticas y culturales -en junio de 2001 fue nombrado miembro honorario de la Unión de Escritores de Marruecos «en reconocimiento a sus posturas en favor de Marruecos y de su cultura»-.


Sorprende que Goytisolo sea tan sensible a colonizaciones ilegales de tierras como las palestinas por parte del gobierno de Israel y no haya escrito o dicho una palabra en relación a lo sucedido entre Marruecos y el Sáhara Occidental, por lo menos que nosotros hayamos leído o escuchado. Y es la segunda vez que solicitamos su pronunciamiento sobre el particular.


Sorprende que Goytisolo se desgañite este verano en el palacio de La Magdalena ante alumnos cosmopolitas exigiendo el cumplimiento de la legalidad internacional en tantos lugares del planeta e ignore que desde 1975 un dictamen del alto Tribunal de La Haya dejó claro al mundo entero que ni Marruecos ni Mauritania gozaban de ningún tipo de soberanía sobre los territorios ocupados del Sáhara Occidental tras la cobarde retirada de las tropas españolas de esas posiciones.


Las condiciones de vida infrahumanas de las mujeres, los ancianos y los niños saharauis en los precarios y desmantelados campamentos de Tinduf o las represiones que en estos últimos tiempos padecen en El Aaiún y otras poblaciones algunos de sus habitantes por manifestar su desacuerdo con la ocupación marroquí, no merecen una línea solidaria de la prosa brillante de Juan Goytisolo, quien prefiere hacer turismo bélico por otras latitudes algo más cinematográficas y volver a su cómoda y luminosa residencia de Marrakech a ejercer un conveniente silencio con las autoridades del Reino de Marruecos sobre lo que sucede un poco más al sur. En este caso no hay vulneración de la legalidad internacional.


Tengo noticias tristes del Sáhara Occidental a través de una amiga muy informada y al mismo tiempo percibo en el gobierno socialista de Madrid, en los periódicos de tirada estatal y en muchos intelectuales del régimen, una calculada desvinculación de la causa saharaui.


Hasta mi amigo y ex presidente de esta Comunidad, Lorenzo Olarte, ha regresado de un viaje a Marruecos proclamando que donde dijo digo ahora dice lo mismo que los súbditos de Mohamed VI, es decir, Diego.


Los tratados de libre comercio y de cooperación militar firmados por Marruecos y Estados Unidos están dando frutos del más variado exotismo en lo que se refiere al asunto del Sáhara Occidental.


Yo no soy antiamericano y los que me conocen lo saben, pero el ejercicio de tergiversación de las tesis de Naciones Unidas sobre las soluciones para esa región del desierto más grande del mundo ha prosperado mucho desde que el Gobierno de Bush ha firmado esos tratados con su amigo marroquí.


La posible construcción de una base militar estadounidense en la región de Tan Tan, de la que se vuelve a hablar estos días en la prensa de todo el mundo, no haría sino favorecer las soluciones que ha defendido Marruecos para el Sáhara Occidental en contra de las resoluciones sucesivas de Naciones Unidas, desde 1975 hasta hoy.


Un frío silencio envuelve a toda la represión marroquí contra los habitantes de ciudades saharauis como El Aaiún, Bojador, Smara, Djala. Encarcelamientos indiscriminados de ciudadanos, torturas en comisarías, amenazas de expulsión de sus trabajos a padres de familia comprometidos con su pueblo, niños represaliados en las escuelas por su defensa de un referéndum, allanamientos de viviendas y registros humillantes…


Todo eso me cuenta mi amiga bien informada y si quieren ustedes que les diga la verdad, yo empiezo a dudar de que todo eso sea posible ahí al lado, sin arrancar de nosotros ni el mínimo por ciento del compromiso que manteníamos con los saharauis hace apenas veinte años. Cuando toda la progresía insular vociferaba en contra de la chapucera descolonización española de los últimos territorios africanos.


Acaso gran parte de esa progresía sea hoy votante del partido que gobierna en Madrid y ya no vea tan bien llevarle la contraria a Rodríguez Zapatero y mucho menos a Felipe González, que guarda una tan estrecha como sospechosa relación con la monarquía alauí y su entorno de intereses.


He dudado hasta de redactar estas reflexiones, pues noto que el Sáhara Occidental no está de moda entre las élites pensantes de este Archipiélago. Lo que mola en este tiempo son las causas lejanas.


Goytisolo tiene razón no sólo a la hora de llevar a la universidad de Santander estos asuntos ajenos, sino también cuando apaga su voz contra los atropellos que sufren sus vecinos del sur, hasta ayer ciudadanos españoles como él.


A Salka Embarek, a mi amiga saharaui informada, le contestaré sus e-mails, esos textos breves y tristes donde me pide que no me olvide de ese pueblo de enfrente que también forma parte de la legalidad y de la solidaridad internacionales.


A pesar de los mutismos progresistas. Madrid acaba de crear una Casa de África en Canarias y le ha prohibido que se relacione institucional y comercialmente con el Sáhara Occidental. Buena suerte, querida amiga.


«He dudado hasta de redactar estas reflexiones, pues noto que el Sáhara no está de moda entre las élites pensantes del Archipiélago»

Compartir esta noticia

Enlaces Relacionados

· Más Acerca de Opinión
· Noticias de prada


Noticia más leída sobre Opinión:
RASD-TV

Votos del Artículo

Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

Opciones

"Login" | Entrar/Crear Cuenta | 0 Comentarios
Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

No se permiten comentarios Anónimos, Regístrate por favor
No olvides que todo lo que sea de SaharaLibre.es puedes usarlo en tu web o blog.
Trabajamos por y para el Pueblo Saharaui - No somos nadie.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported.
Esta licencia afecta a toda la web de Saharalibre.es a EXCEPCIÓN DE LAS NOTICIAS E IMÁGENES DEL SEMAFORO, cuyos derechos corresponden a las fuentes citadas en las mismas.